2.1.22

2/365 Neil Young

 



   A Caty Luz, allá en el norte, tan lejos, donde quiera que esté, con su pequeña arca de Noé de libros y de canciones. 


El cielo está siempre a medio hacer. Neil Young es un ángel sordo que no tiene claro si quiere entrar o quedarse afuera, si contarle a Dios la historia de la semilla o susurrarle al diablo los cuentos de la carne. Sabe que ha estado en los caminos, escuchando el lamento de la tierra, el gruñido de los hombres y la áspera noticia de que el mundo gira con desgana, pero él no ha perdido el tiempo y sigue manuscribiendo el salmo de América sobre un escenario, grabando discos estupendos (algunos más estupendos que otros) y dando conciertos de andar por casa, aunque sean en grandes estadios. Lo grande, si se mira con detenimiento, es a veces pequeño. Un granero  puede confundirse con una catedral. 

No hay comentarios:

Pequeño poema en la muerte de Lorca

Cuando el mar recuerde el nombre de todos sus ahogados  la tierra recitará la de los muertos que no quiso.  Tendrá la dureza del odio el tie...