14.9.21

Dietario 193

 Visto de cerca, nadie es normal (Caetano Veloso) 


Hay una tendencia a declararse uno normal, a no creer padecer desviación, ni a inclinarse por ninguna conducta reprobable. La idea de que la normalidad prevalezca sobre todas las demás consideraciones (incluso las más retorcidas) es antigua y ha traído más de un problema. Uno de ellos consiente la credulidad con la que observamos nuestras extrañezas y la incredulidad dispensada a las ajenas. Nada que hagamos nos turba, ni azora. Estará mal la contención en el gesto, el echarse atrás  cuando algo nos pide excedernos y dar de nosotros lo reservado y no siempre prudente. Ser entonces normal a rajatabla, sin dejarse invitar por algún desatino útil o por algún capricho preciso, cuando es esa anomalía la que mueva la dinamo de la vida, cuando la retención de placeres únicamente enturbia y emponzoña. Visto de cerca, nadie debería ser normal. Conviene un pequeño delirio en la mirada, un ansia por ser otro o por dejar de ser uno mismo el tiempo requerido para probarse y, llegado el caso, regresar al pudor y a la cartesiana elocuencia de la rutina. No sé si hoy podría ser el día. Tal vez mañana. Quién sabe. 

No hay comentarios:

Chet Baker habla con los ángeles

  La ocupación del ángel es la música de las catedrales. No podemos escuchar el arrullo de la piedra cuando la lame el tiempo. Nadie ha ente...