6.9.11

Y cómo esperan que sonría



Blasfemo, irreverente, goloso de encontrar sustancia en lo que ya no la tiene, en lo que está exprimido, en lo que otros han metido las uñas y han rascado por ver qué hay debajo. Uno llega tarde a tantas cosas. Así que esta monalisa es la más excitante que he visto de todas las monalisas excitantes (la misma, en diversas circunstancias, en formatos tópicos y distópicos) que se me han puesto delante. Si alguien sabe quien ha obrado este pequeño milagro óptico haga el favor de manifestarlo en los comentarios. En el infame 3D la pondrían a darle vueltas a la cabeza. No me interesa la profundidad en este caso. Está bien de esta guisa. No escatimen fantasear con la opción zombi.

5 comentarios:

Ramón Besonías dijo...

Malos tiempos para ponerse renacentistas. El hombre dejó ya de ser la medida de todas las cosas. Ahora son los mercados. Hasta Mona Lisa cedió a los requiebros del maligno.

Joselu dijo...

Yo no sé de quién es, pero cuando rastreaba imágenes para mi post, probé varias hasta que descubrí esta, que se apoderó de mí no sé por qué. A veces termino detestando las imágenes que enlazo, pero esta vez creo que también estoy enamorado de ella. Una buena síntesis.

Miguel Cobo dijo...

(Voz escatológico-posesa) "Leonardo, ¿has visto la cara que te pone la guarra de Gioconda? Métete por el c. tu jodida sonrisa y púdrete en el infierno".

(Tubular bells- Mike Olfield, de fondo)

Ana dijo...

Uy qué miedo, qué miedo que me da la Mona Lisa con esa cara de niña del exorcista.
A partir de ahora no va a ser lo mismo ver el cuadro o ver la peli.
Bueno.

Olga Bernad dijo...

De pequeña, la otra también me daba miedo.