21.5.11

De lo imposible y de lo necesario


Como si no se tuviese ya una idea clara de qué hacer mañana a pie de urna.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo no voy.
Ya he reflexionado bastante.

Rafa

Anónimo dijo...

Yo sí voy, Rafa. Voy con entusiasmo incluso. Sé qué no debo votar, en fin... Lo otro, el atinar, se me escapa, pero no puedo faltar. Iré a primera hora y disfrutaré ejerciendo ese derecho, ejerciendo mi derecho, pidiendo con entusiasmo, insisto,c on entusiasmo. No entiendo la apatía en matería política.

Julia Perea

Isa Gracia dijo...

Yo no voy. He ido siempre, pero ya estoy muuuuy harta de que me engañen y me usen y me manipulen... Lo siento mucho, pero no soy yo manipulable, al menos dandome cuenta.......

Miguel Cobo dijo...

Debería destinarse más bien a descansar, tras tanta agitación. Desconectar, no pensar y mañana acudir despejado y lúcido a pie de urna (por cierto la polisemia de la palabrita no sé si encierra algún mensaje subliminal).

Que ustedes descansen y se diviertan.¡Es sábado!

Joselu dijo...

Yo todavía no sé qué hacer. Lo único que me queda es votar a una candidatura testimonial que sé que no tiene ninguna viabilidad. Lo haré, si lo hago, sin ninguna ilusión. No hay nada que me ilusione en lo que tengo opción de votar. Nadie dice lo que a mí me gustaría oír, a mí y a millones de votantes. Y lo malo es que el mecanismo está montado de tal manera que si surgiera, todos los reglamentos harían que se hundiera, que naufragara. Son imposibles formaciones nuevas frente al establishment montado. Incluso Izquierda Unida es simplemente una coartada para decir que hay pluralidad en la izquierda. Si voto, reitero, que lo haré con total tristeza y asco.

Anónimo dijo...

Iré como quien va a unb compromiso amoroso y saldré orgullosa de haber intentado que mi opción sea la que gane porque confío casi ciegamente en ella. Voto por amor porque soy una sentimental democrática, Emilio.

luisa

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

El mensaje que uno quiere escuchar. Ese es el asunto. Nadie nos vende el libro que queremos comprar. Hay libros con textos que no nos llenan, pero hay que ir a la urna (como dice Miguel, jodía la palabrita) y echar el aire dentro.

Ramón Besonías dijo...

Yo iré a votar. Aún más convencido que hace unos meses. Del tamaño de las dificultades son los intentos.

Y encima, después me voy a tomar unas cervecitas. A la salud de la democracia. ¿Alguien se apunta?