20.7.21

Dietario 159

  El amor hace que veamos a los otros como los ve Dios, vino a decir Borges en Otro poema de los dones. Esa mirada pura en la que no interviene ninguna otra herramienta de conocimiento no es nada más que poesía. De hecho, el amor se expande y se justifica cuando está cruzado por la poesía y nada en ese adentro puro también anhela otra cosa sino poesía. Al empobrecerse o al convertirse en otra cosa (en prosa, siguiendo el símil de los géneros) el amor deja de fluir, se hace sedentario, no avanza, ni se curte y espanta cuanto haya de malo que lo cerque. Lo que cuenta es la cercanía de la metáfora, su tangible irrupción y su residencia posterior. No tiene que ser escrita ni tampoco leída. Poesía invisible como una fe. Poesía que haga mejor a quien la percibe o a quien la difunde. Poesía alta y baja, culta y popular, de recamado esmero y oficio o frágil como si pudiera romperse a poco que se la mire o se pronuncie.  Poesía para cruzar el páramo desolado y sin nombre. Poesía en los despachos de los que mandan y en las oficinas de los que obedecen y dejar que ella concite lo más acendradamente humano. Y habrá el lector inferido que no es poesía de lo que hablo. El amor, ah, el amor. Dejad que hoy os tenga. Que la poesía, en lo que pueda, guíe. Qué sencillo y predecible soy. 

No hay comentarios:

231/365 Steve McQueen

  El polvo de amianto de los motores de los aviones que tuvo que lustrar durante el servicio militar le provocaron un cáncer de pulmón y mur...