19.7.21

Dietario 158

 Es frágil la espera. Tiene trazas de euforia y de desaliento. Se adhiere sin entusiasmo, ocupa los huecos que deja la debilidad y lastra toda la herrumbre y todo el temor. El tiempo en que transcurre posee otra velocidad: se desquicia, se corrompe, malogra la memoria y emponzoña el porvenir. No sabe uno cómo manejarse en ella, qué hacer para distraerse y pensar poco o no pensar nada. Por más que se crea adiestrado el oficio de esperar, siempre hay un resquicio, una voluntad ajena que socava cualquiera que podamos disponer y nos postra. Esperamos a que tercie la fortuna en favor nuestro. Decimos fortuna cuando no siempre es ella, pero confiamos en el azar, es más soportable, se deja mejor. Ahí seguimos. Esperando.

No hay comentarios:

224/365 Bruce Chatwin

  La patria es el reconocimiento íntimo de un paisaje, escribió Jorge L. Penabade en su inagotable Gabinete de curiosidades (Amarante, 2020)...