14.10.18

Casa abierta

I
Salmo
La luz codicia un extravío lentísimo de caballos en un sueño.
II
Solitude
Yo tensaba el plectro del alma; tú observabas la tarde demorarse en las cuerdas como pájaro.
III
Poema
Un poema es una cosa enteramente inútil. Vaselina que mengua la brusca fornicación de las horas.
IV
Poema II
Un poema no es siempre hermoso. A veces un poema ameniza tardes de domingo en el jardín si a la familia le da por venir y el café no garantiza conversación más allá del tiempo que hizo ayer o de aquel julio en la playa cuando la abuela se dejó fotografiar con los nietos.
V
Mahler
Una bonanza antigua llena en ocasiones el sueño. Fuegos de artificio sublimes. Rumor de sábados muy dulces en las calles de la infancia, nombres de cosas que dispersa más tarde el vértigo de los días, que se persiguen.
VI
Esponsales
Vastos y nocturnos, copulan invisibles jinetes.
VII
Milton
En la luz está la belleza, el ampuloso oleaje de su cántico, la rosa breve y la rosa perfecta con su rojo cifrando el mundo.
VIII
Zoom
Una lentitud de algas ocupa la tarde. Ancho, no obstante, me está viniendo un párpado.
IX
Dios
Tienta el azar duras comisiones de sangre. Descienden, muy secretas, al centro de la palabra y ahí rescatan la semilla, el fugaz numen de todas las cosas.
X
Tarde nuevamente con Faulkner
La caligrafía es siempre el cuerpo, su pulso herrumbrado, la sangre abolida.

No hay comentarios: