22.1.10

El jazz también juega con las palabras...



Miles vale Davis que mal acompañado.

.

6 comentarios:

alex dijo...

Miles David llevaba al diablo dentro...

Casiano dijo...

Y a una pléyade de dioses también.

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Que soplaba como Dios, Álex.

Pléyade, sí, Casiano. La belleza siempre lleva un dios que la tutela detrás. Pagano a veces, pero dios.

Change dijo...

El jazz es la música del infierno. Miles Davis, el sumo sacerdote. Tiene cara de diablo, sí, no puedo dejar de daros la razón. Pero CUANDO TOCA ES UN ÁNGEL. Estoy de acuerdo con Alex y con Casiano y con Emilio. No soy nada original pero me divierto lo mismo. Un genio diabólico para las masas pecaminosas. Jejejeje.

Anónimo dijo...

Aquí da miedo. Es verdad que parece un diablo. No soy ducho como sabes en jazz pero la trompeta es mi instrumento favorito. Soplaba como Dios y llevaba el diablo dentro, una curiosa mezcla. Rafa

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

El lenguaje religioso lo empapa todo. Lo hablaba con un amigo anoche. Miles, diablo, dios, Diablo, Dios. saludos, Change.

Miles era un tipo curioso. Leí una biografía suya en la que se aireaba eso, su naturaleza dual, un genio en lo suyo, en su arte, y un tipo visceral, introvertido. En los escenarios se ocultba detrás de la sordina de su trompeta. Como Van Morrison sin trompeta. De espaldas casi al público. Genios, en fin.