10.1.10

El espejo es un vampiro

El espejo es un vampiro. Todo a lo que me entrego se hace rico y a mí me deja pobre, lo dijo Rilke. La vida cobra siempre sus aranceles. Y en ese plan...

.

4 comentarios:

Ana dijo...

El vampiro y el espejo son dos lugares comunes en la cultura occidental. Rilke, ahí metido, con su frase antológica, redondea la idea que das. Buen domingo, a pesar del bajón.

Isabel Huete dijo...

No te queda otra que arrancarle los colmillos al espejo. Lacan se empeñó en querer ponernos frente a él pero yo creo que es porque él no se ponía nunca.
Yo me miro y me da la risa.
Besitos.

Antonio Ruiz Bonilla. dijo...

Cuando acabe contigo puedes morar aquí, en el fin de los tiempos los espejos son vampiras, algo es algo.
Un saludo

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Rilke era un vampiro de sí mismo. Y yo, Ana, sin quererlo, también. Ya hablamos. El domingo fue bueno, a pesar de los pesares....

Tiene que darnos la risa. Uno se mira y se sorprende. No hay que tomarnos demasiado en serio. Un beso grande, Isabel...

Antonio, moraremos donde podamos...