31.12.09

El último post del año...

(31-12-2008)

I
Voy a entrar esta noche en el limbo de los sueños, bien contento de viandas y lamido de licores, escuchando un post de La Rosa de Los Vientos, sin Cebri, qué le vamos a hacer. Acabo de pensarlo y estoy encantado conmigo mismo por el atino nocturno. Buscaré alguna Zona Cero de interés y me perderé en la charla adictiva de mis amigos invisibles. Haré eso y me levantaré mañana ufano y promiscuo de buenos deseos para que el 2.009 entrante me releve de la pesadumbre de ver que el mundo va mal y que uno, en su doméstico empeño, poco o nada puede hacer para que las pandemias aligeren su rigor perverso. En ningún momento he pensado que desaparezcan. Y eso ya es evidencia del pesimismo que irremediablemente nos ocupa el sentido común y hasta nos arrebata el júbilo de ser felices siempre y de compartir la felicidad como uno sepa. No es posible. Así que mañana arrancaremos de nuevo la página. O pasado. Y contaremos lo que importa. Poca cosa. Migajas de lo real. Feliz 2.009, otra vez.

(31-12-2009)

II
Copio, pego. En todo de acuerdo. Todo discurrió según lo previsto. Júbilos y tristezas, entusiasmo y desencanto a partes casi iguales. Y embocamos el 2.010 esta noche. Me pido un podcast de los de siempre. Igual que el año pasado. Contento de viandas y licores, untado de mi yo más mío, ufano de no fatigar las calles en cotillones. La resaca siempre fue muy mala. Pásenlo en grande. Como mejor sepan y les dejen.

.

4 comentarios:

Joselu dijo...

He leído con interés tu comentario en el blog de FMOP y me has suscitado curiosidad y he venido a conocerte en tu casa, Emilio. Constato que escribes muy bien y que tu prosa se desliza con elegancia. ¿Previsiones para el año que empieza? Quién sabe. Es tal la incertidumbre que tengo la sensación de que vivimos al día, al minuto, al segundo en que estamos. No hay perspectivas halagüeñas para el mundo que se dirige inexorablemente hacia el desastre ambiental y social. Sin embargo, creo que ésta es una de las épocas en que más vida individual y colectiva existe, mayor sensibilidad hacia los demás, mayor acceso a la cultura, mayor capacidad de intercambio, mayor lucidez y generosidad... Y la cultura bloguer (a la que soy definitivamente adicto) es uno de los procesos más interesantes que se han dado en la historia de nuestra cultura. El ciudadano medio puede proyectarse en el mundo, puede escribir y conseguir que los demás le lean y comenten. Leo blogs muy interesantes (dejemos a un lado los menos afortunados). Hay auténticas genialidades y la blogosfera es un espacio fértil y cordial en general. Espero que este año te sea pródigo en experiencias y que continúes con tu blog. Pásalo también bien. Un cordial saludo.

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

También yo he entrado en tu casa. Visitas virtuales, circunstanciales. Luego nos podemos hacer fijos. En esto de los blogs, en las casas ajenas, lo bueno es que no tienes que avisar, ni pedir asilo cuando te van las cosas mal ni nada parecido. Acudes cuando quieres. Te quedas el tiempo que te da la gana. La amistad perfecta. Yo también soy un bloguero vocacional. Hace ya tres años que sostengo mi Espejo de los Sueños. Y aunque hay ocasiones en que me dan ganas de cerrarlo, siempre hay cosas que escribir, ganas de abrirlo, de dejar ahí las letras, lo que quieres que los demás, quiénes son los demás, en fin..., lean...
También tú disfruta el 2010 cayente. Disfrútalo con los tuyos. Disfrútalo solo. Nos vemos en ese año. Seguro. Un abrazo.

Alex dijo...

No escucharé al Cebri y sus chicos. Lo hice en otras ocasiones y fue muy gozoso el hacerlo. Recuerdo el haberme deslizado bajo un árbol de navidad la noche de un cinco de enero mientras las cuatro ces debatían sobre la existencia o no de los Reyes Magos. Con tan poco se alcaza la felicidad a veces. O tan tanto, no lo sé. Ahora que él no está, prematuramente fuera del partido, me doy cuenta de cuanto le echo de menos. Ahora que me falta tanta gente he terminado de aprender que el momento, y no el mañana, lo único importante.

Ojalá esos "momentos" llenen tu vida y la de los tuyos el año que entra. Tantos libros que leer, tantas películas que ver, tanta música que escuchar.

Abrazo.

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Cebri no está. Lo recuerdo muchas noches de sábado y de domingo cuando caigo tarde en la cama y busco el dial para escuchar la melodía de Mago de Oz. Se le echa en falta. No me gusta oir los posts antiguos, en donde estaba. Lo de escuchar podcasts de la Rosa está bien. No es el mundo ideal. Es un mundo inventado para hacer lo que me gusta el día en que cada uno hace lo que parece que más le gusta. No sé si me explico.
Vivir el momento: mi hija me decía el otro día algo parecido. Tan pequeña. Lee mucho. Ahora está con el latín y claro, ahí viene la duda filosófica.
Cargo con los bártulos de la fiesta de hoy. Vacío el estómago, limpio el gaznate. Se solucionarán estas evidencias de mi castidad culinaria/etílica. Tampoco sé si me explico. Abrazos, my friend. Disfrute con su sobrino, con su hermana pequeña, con las calles llenas de gente. Haz fotos. Sal, y haz alguna para un post de esos buenos. Tú sabes. Un abrazo enorme. Otro.