31.12.09

El último post del año... II

(Miguel Brieva)
.


Dije anoche que no volvía a abrir el editor del blog: mentira cochina. Lo he abierto solemnemente esta mañana de tránsito entre un mundo antiguo y un mundo antiguo al que le ponemos la careta de nuevo. Ando ahí entre tinieblas: fumigado por la realidad, izado como una iglesia románica en un pueblito de Salamanca, a salvo de los rigores del tiempo, completamente convencido de la inutilidad de todo lo que escribo, pero feliz por darme al menos el gusto infinito de registrarlo en este muro de las lamentaciones en que se está convirtiendo el blog. Espero con entusiasmo el año venidero, pero sé que la realidad ésa que me aturde no me dará tregua y el año a punto de venírsenos encima cumplirá su cuota ordinaria de tragedia. Como vivimos en un mundo aséptico que amortigua los dolores ajenos y los traduce en ficción para que nuestra conciencia no se altere en exceso, convertiré el año próximo este blog en un inventario de reseñas cinematográficas. Siempre quise eso: escribir sobre cine, sobre libros, sobre discos de jazz. Pero no sé cómo me las apaño que termino blandiendo el verbo y doliéndome de lo que me enseñan estos ojos sensibles con los que me enfrento al mundo. Propósitos vacíos, seguramente. Nada más empezar mañana la nueva travesía por el hilo fragilísimo del tiempo, volveré a manuscribir (es un decir, ya no escribo a mano casi nunca) la teoría del caos, el triunfo de la soledad, la certidumbre de que a pesar de que vivimos en el mejor de los mundos conocidos (no lo dudo) algo fractura el envoltorio, lo abre, permite que el aire viciado lo inunde todo. Esto me pasa a mí por ser tan sentimental y tener siempre los poros tan abiertos. No dudo que antes de que trague a lo bruto las uvas de la felicidad abra otra vez este muro y manuscriba (es un decir, otro) alguna chorrada que se me vaya ocurriendo. Siempre estoy alerta de lo que me pasa dentro de la cabeza. No conviene dejar pasar las ocurrencias más jugosas.
.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Pillo aquí el rincón. Carl es el mejor personaje del 2009 junto con el coronel Landa de los Malditos Bastardos y mi viejecito con su torino en los barrios de la periferia de las grandes ciudades americanos. Es que me puede, es mi debilidad, el abuelillo Clint. Ahora sí que corto. Feliz Nochevieja, sr. escritor. Ana

Bárbara dijo...

Seguiremos con interés, un año más, las nuevas ocurrencias que te salgan de los poros.
Feliz año, Emilio, y sólo te deseo que sigas así.

Alex dijo...

La realidad está ahí y, me temo, estará por mucho que mantengamos la cabeza en las nubes. O habría que decir, mejor, que otros mantengan nuestra cabeza en las nubes.

Feliz año, amigo.

Anónimo dijo...

Qué jodido. La realidad siempre nos jode. No está el horno para bollos ni siquiera bollos virtuales de los de mentira, pero feliz entrada de año. Me gusta mucho tu página.
Julius Atticus

Lola dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Gracias, Julius. Me gusta tu Nick. Mucho. La cosa no está para tirar cohetes, que es otra frase hecha, hecha y sabida, pero que viene de perlas, que es otra. Lo dejamos. Feliz resto del año.