26.6.09

Michael Jackson, el rey de los tejados de Londres





Hay muertes ajenas que conmueven más que otras. No confío en que ésta en particular modifique lo que pienso sobre el finado. Contribuyó a modificar mi pereza a considerar el pop como un noble arte. Creo firmemente en que Thriller es una obra maestra a la altura de cualquier clásico de más pronta y duradera evocación. Su bizarra vida privada, la poco fiable travesía de sus vicios, exime de filiaciones excesivas al fan pasivo. Cuesta, no obstante, entrar en la extravagancia, en esa infame ristra de perversiones peterpanescas coladas durante años y que terminaron por sustituir (lastimosamente) la relevancia de su trabajo, la impecable concatenación de hits, la masiva atención a sus videoclips y la serena certeza de que, rey o no del pop, Michael Jackson era un virtusoso de lo suyo, un iluminado, una especie de vástago rítmico de Walt Disney, el hermano yankee de Peter Pan o el moderno principe de las finanzas, patrocinado por Coca-Cola y la MTV. Da igual que luego las desviaciones morales, la querencia insana por todo lo que representase lozanía, juventud e inocencia (los niños, ay) convirtiera su admirable posición de icono del mercado de la música en un despreciable (en ocasiones) muñeco de la farándula más retorcida, del morbo y también de la megalomanía, de la excentricidad...Por encima de toda la hagiografía (que la hay y la habrá en mayor medida y hasta límites ahora escandalosamente insoportables) está Miles Davis haciendo Human nature o el nervio loco con el que arranca Wanna be startin' something, una de mis canciones preferidas. Yo confío en no olvidar jamás mi infancia en Córdoba, juntando unas pesetas para poder ir a Fuentes Guerra y comprar Off the wall en cinta de cassette. Qué tiempos. Ya la ha perdido.


.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me da pena, y coincido en casi todo lo que están diciendo. Por la edad que tengo (38) he visto salir todos esos discos estupendos, que ahora hablan de ellos. Mi favorito es Off the wall, que fue el primero que compré también en cinta, y por lo que veo soy muy poco original porque pienso y digo lo que todos. Y juro que no he probado nunca a hacer el Moonwalker. Jeje!!!! Luis Felipe

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Off the wall es un grandísimo disco. Ahí está Rock with you, que es una canción perfecta que me hace recordar muchísimas cosas. Lo de las cintas es un asunto grande que me pone siempre sentimental. Mundo primitivo: cintas de cassette vs CDs vs Disco Duro... Luis Felipe, el moonwalker déjalo para los acróbatas...