12.4.09

Yes, Curro...


Mi amigo Curro Linares adoraba las portadas de Yes. En el paseo marítimo de Fuengirola suele haber artistas eventuales que inventan dibujos con aerosoles que no desmerecen a la imaginación de esos discos antológicos. Pienso en Tolkien, en los hermanos Grimm, pero sobre todo recuerdo a mi amigo Curro, que se perdió en gintonics y en tabaco negro y en solos de guitarra fantasma mientras el tiempo le iba borrando el entusiasmo y le hacía irse muriendo sin estrépito. Además nadie como Curro cantaba a los Beatles. Absolutamente nadie.

2 comentarios:

Luis Felipe dijo...

No conozco, claro está, a Curro, pero es un sentido homenaje. Lo de Yes es la aventura del rock de los setenta, junto con King Crimson y Genesis, la más grande. Saludos.

Alex dijo...

Es un bonito homenaje, Emilio. Lo es. Conozco casos similares que dan cuerpo a eso que suele decirse sobre el lugar adecuado en el momento indicado. La suerte mora allí, dicen.