12.4.09

Yes, Curro...


Mi amigo Curro Linares adoraba las portadas de Yes. En el paseo marítimo de Fuengirola suele haber artistas eventuales que inventan dibujos con aerosoles que no desmerecen a la imaginación de esos discos antológicos. Pienso en Tolkien, en los hermanos Grimm, pero sobre todo recuerdo a mi amigo Curro, que se perdió en gintonics y en tabaco negro y en solos de guitarra fantasma mientras el tiempo le iba borrando el entusiasmo y le hacía irse muriendo sin estrépito. Además nadie como Curro cantaba a los Beatles. Absolutamente nadie.

2 comentarios:

Luis Felipe dijo...

No conozco, claro está, a Curro, pero es un sentido homenaje. Lo de Yes es la aventura del rock de los setenta, junto con King Crimson y Genesis, la más grande. Saludos.

Alex dijo...

Es un bonito homenaje, Emilio. Lo es. Conozco casos similares que dan cuerpo a eso que suele decirse sobre el lugar adecuado en el momento indicado. La suerte mora allí, dicen.

La memoria de mi padre

 La memoria de un hijo la preserva un padre. En mi caso, la que ahora ha aparecido todos esos años después en un caja grande dentro de un ar...