17.5.12

Oficio de tahúr

El tahúr enamorado de su manga.
Solo así evitar el miedo, el tiempo
perdido en el sórdido trucaje de la
                         baraja.

5 comentarios:

Miguel Cobo dijo...

El tahúr hurta la ruta de su letra muda.

Anónimo dijo...

Maravillosa la idea, y la aliteración de Cobo también.

Ana

José Luis Martínez Clares dijo...

Las cartas en la manga son las preguntas del poeta. Los tahures ya no riman versos. Tienen otras cosas en las que pensar. Saludos

Manolo Delgado dijo...

Hoy en día los tahures anidan en despachos, con secretaria y coche oficial, firman decretos mágicos que después publica el BOE o el BOJA. Han perdido el falso y antiguo romanticismo, y ya lo único que apenas conservan es la trampa, la fullería, y el amor de los juglares que continúan contando sus historias de mentira. Los tahures con sustituibles, prescindibles, pero los juglares que nos cantan sus "hazañas" no lo son, sin ellos viviríamos en un campo yermo y oscuro. Tenemos que evitar el miedo, dar por bueno el tiempo perdido en los trucajes de la baraja, y seguir cantando, siempre.

Ramón Besonías Román dijo...

Emilio en 120 caracteres. Un milagro. De la letanía al versículo. Ciertamente, un mago, eres un mago.