27.5.12

Tengo todos sus discos, me sé todas sus canciones



     Para mi amigo Rafa Roldán, con quien disfruté los grandes discos.

Creo que conozco a Bruce Springsteen de siempre. Hay canciones suyas en casi cada momento feliz o infeliz de mi vida. Sé de memoria trozos de canciones, letras que han acompañado mi paso por los días. Soy de los que piensan que la música es un salvoconducto, una especie de carta de invitación a la gran vida, a la que uno aspira secretamente, sin cánticos, pancartas o alardes. Thunder road es una canción que suelo poner cuando los ánimos están bajos. Sherry darling la meto en la bandeja del CD cuando la alegría me ocupa el pecho y hace que desaparezcan los quebrantos. The river es un himno útil para todas las ocasiones. Hay canciones de Springsteen que contienen en su interior completos estados de ánimo. Luego está el Springsteen público, el hombre de los escenarios. Nunca he ido a un concierto suyo. Bien que lo siento. Un buen amigo me dijo que la comunión que existe entre el público del Jefe y el propio Jefe es maravillosa. Como si todos fuesen una gran familia, una dispersa y desestructurada, como las que ahora se estilan, que de pronto se sientan en la mesa familiar y cantan y se cuentan las cosas que han vivido en el tiempo en el que no se han visto. Me gusta muchísimo la foto que preside el post. Es el nacimiento de una nación. El instante en el que se obra uno de los prodigios más hermosos que existen: la rendición pura del talento, la restitución íntegra de la belleza. Springsteen es el Rey. Tengo todos sus discos. Me sé todas sus canciones.

5 comentarios:

José Luis Martínez Clares dijo...

Tienes toda la razón: la foto es el resumen de lo que significa la música. El Jefe viene con nosotros desde lejos, acompañando nuestros buenos momentos y, lo que es más importante, nuestros sinsabores. Siempre cerca. Disponible. Irrenunciable.

ANA -maestra dijo...

Cuando era escuchaba a Bruce hace muchoss años , siempre me decía : ojalá supiera inglés para saber lo que dice . Ahora sigo sin saber inglés pero ya se lo que dicen sus canciones ¡ gracias internet ! un saludito

Anónimo dijo...

Emotivo tributo al Jefe. Hace tiempo que no le sigo. Le perdí la pista en Born in the USA, es decir, hace un siglo casi. Nebraska es mi favorito. Y una caja maravillosa en directo que todavía tengo en vinilo. Me gusta tu escritura.

Manolo Aranda Burgos

Emilio Calvo de Mora Villar dijo...

Por el Jefe. Me pongo Thunder Road ahora mismo. Abrazos a todos.

Rafael Roldán dijo...

Fue Born in the USA. Ahí estuvo la puerta de entrada. Dancing in the Dark, Working on the Highway, Bobby Jean... luego vino la rebusca entre los LP baratos y antiguos (la "precuela" como dicen ahora)para recalar en Darkness on... o Greetings from... Tal vez The River fue el descubrimiento de algo sublime, que, en aquellos años sólo podíamos disfrutar en malas grabaciones de cassette. Springsteen es de los pocos que no ha perdido su sello y que aún mantiene la fidelidad de los que en su día machacamos las agujas de diamante con los surcos de Darlington County.