7.7.10

Octopus Swing


Fue el pulpo. Imagino que esta noche un alemán despeñado en cervezas le dará un corte limpio.
.

3 comentarios:

Joselu dijo...

¡Qué felicidad verlos jugar y ser consciente de que son un equipo en el que hay sintonía y compañerismo! Bravo por la Roja. A ver el once, el día de mi cumpleaños...

Saludos

Pedro dijo...

Como en los viejos tiempos.
Da igual que nos bajen el sueldo, que nos agobien con la puñetera crisis,...
Son momentos en los que todo se olvida.
El pueblo es feliz, sencillamente.
Y ahora...
¡A comernos la naranja!

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Una felicidad sencilla, completa. Estamos asistiendo a la Historia. Se pensará con los años que lo vimos en televisión. Y a ver si te dan el cumpleaños, hombre. Saludos. Disfruta.

La felicidad, la buena, es siempre sencilla, Pedro. Uno se alivia con estos asuntos domésticos, ya sabes, el fútbol, una terraza en verano con unos amigos echando unas cerveza, la sensación de que estamos a gusto con nosotros mismos, todo eso. El fútbol entra en esos cálculos. A mí, al menos, me entra. Lo disfruto. Y se olvidan muchas cosas no buenas, que siempre haylas. A comernos la naranaja, eso es. Un abrazo.

posdata: imagino que el coche, sí, el de matrícula con letras finales infames, salió como la patena.

Buen verano con tus mujeres, amigo.