6.9.09

La escuela y los símbolos religiosos




.

4 comentarios:

Isabel Huete dijo...

Me parece fenomenal que hayan incluidos las dos visiones, tan distintas. Me quedo con Tamayo, por supuesto.
Lo que me parece increible es la posición oficial de la Iglesia a travé del cura, aunque por sus hechos ya la conozcamos, en la que mediante un discurso ramplón y carente del más mínimo rigor religioso e intelectual manipule de esa manera a los creyentes y pretenda que los no creyentes traguen con él, aparte de un insulto a quienes profesan otras religiones. ¿A quién puede molestar un crucifijo si es símbolo de amor, de entrega, de bondad, de perdón? Como si esos valores fueran sólo parimonio de una religión, como si sin su tutela fuésemos seres indefensos y amorales por naturaleza, como si la única verdad quedase encerrada en un símbolo y fuera de ella sólo existiese el caos.
Les importa un pimiento los crucifijos. Lo único que quieren es seguir detentando el poder sobre las conciencias y, por ende, seguir chupando del bote a costa de su "rebaño".
No tengo ninguna animadversión hacia las religiones, sean las que sean, pero sí hacia sus representantes, hacia los que se escudan en ellas para disfrutar de privilegios que en la vida civil nunca tendrían. No salvan almas, las oprimen.
Soy visceralmente anticlerical.
Muchos besos.

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Cada uno defiende sus ideas como puede. Algunos con más ahinco y otros con más argumentos. Unos lo hacen con vehemencia y fe y otros con vehemencia y razón. La luz contra la sombra. Todo es respetable siempre, hasta que el respeto colisiona con los derechos que las leyes propugnan. Besitos gordos.

Anónimo dijo...

Ls ideas de los curas no son ideas, son anuncios que venden un producto. Dicen que salvan el alma pero ellos saben que no hay alma que salvar. Que todo es un truco muy bien montado. No hay que ser extremos pero ganas dan, caballero.


J.M.G.

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Estoy de acuerdo contigo en eso de las ganas, pero está bien la mesura. Por parte de todos sería ideal porque de vez en cuando hay consideraciones, opiniones y emociones del clero que son veneno semántico, ganas de llamar la atención. Como sea. Al precio que sea. Se acabará el chollo, imagino. Se pasan muchas veces, J.