11.11.16

En la muerte de Leonard Cohen



Hoy pondré Suzanne y escucharé la letanía evocadora de Leonard Cohen, su susurro familiar, su invitación a vivir por encima de todos los obstáculos. Hoy ha muerto Leonard Cohen, pero escuchando Suzanne no parece que morir sea una circunstancia que impida que continúe cantando. Quizá a estas horas de la mañana sepa ya si Jesús caminó por las aguas. En el fondo le importó poco si lo hizo o no. Lo que le fascinaba era hacer que otros pensaran en si pudo o fue disuadido. Es una forma triste de empezar la mañana, sin embargo. No por contada, por avisada con antelación, su muerte duele menos.

3 comentarios:

José Luis Martínez Clares dijo...

Nos vamos quedando sin poetas en el manicomio. Un abrazo

Sanjuán dijo...

Te queda la satisfacción de que puedes poner un disco cuando te apetezca. Es cierto que no mueren nunca los héroes ni los poetas.

Juan Herrezuelo dijo...

Suzanne fue la primera, por eso también para mí es la más especial. En cierta ocasión dijo que escribir es como enfrentarse a las cenizas de algo que ha ardido. Escribir sobre él hoy es hacerlo sobre algo que tal vez serán cenizas, pero que sin duda tendrán sentido.