17.9.12

Arriba



De estos me creo casi cualquier cosa que me cuenten. Dos que se saludan a dos palmos qué cosas no harán a ras de tierra. De lo que hicieron en el cine se alimentó mi primera juventud mitológica, la que veía películas en la bendita segunda cadena de la ahora un poco más triste Televisión Española. Es cierto que luego viré en mis apetencias cinéfilas y cambié el claqué y la alegre música de Gershwin o de Porter por el blanco y negro tristísimo de las historias de Bergman. No hay comparación, ahora que lo pienso. Ganan Kelly y Astaire al gris genio nórdico. Lo miran al centro exacto de la cordura y de la alegría de vivir, allá donde esté eso, y le hacen unos pases aquí y allá, perdiéndose en las sombras, regresando como alegres fantasmas con el ritmo atado al corazón. Será que con los años uno se hace sencillo de corazón y ya no gusta en dejarse embaucar en las otrora lúdicas tramas de la metafísica. Me muero por dar un brinco, pero ya no estoy para piruetas. Ciertamente, cosa de la prudencia y no haber estado jamás en forma, prefiero ver las acrobacias ajenas. Las que jalea la alegría. Mañana, bajado de la nube de la foto, igual me dan ganas de tirar de estantería y me busco unas fresas salvajes y las dejo que me abatan un poco. Una fiesta también las fresas, por supuesto. Todo depende del momento. El de ahora es ingrávido y sincopado. Un día de estos, sin pensarlo mucho, se lo cuento a mi amigo Antonio y nos encontramos a dos palmos del suelo.

5 comentarios:

Isabel Pineda dijo...

Emilio es mejor estar arriba siempre. Abajo aburre, abajo para los que no tienen alas, pero cuesta tanto elevarse, ponerse a la altura de nuestros sueños. Me encanta cómo escribes y me encanta tu página.


José Luis Martínez Clares dijo...

Con los años, la metafísica se reduce a poder andar por ahí sin que nadie te fastidie el día. Por eso nos acabamos decantando por esos dos tipos que le sonríen a la vida sin esperar a que ésta les sonría. Abrazos

Anónimo dijo...

Pues a mí me da igual estar arriba o abajo, siempre que esté disfrutando.

Emilio Calvo de Mora Villar dijo...

Arriba o abajo, pero consciente. Las alas no siempre salen, ya sabes. Gracias, Isabel.

Bien, José Luis. Que no te fastidien el día ya es mucho. La metafísica para las horas perdidas en las barras de los bares, contentos de amistad. Abrazos.

Rafa, qué grande y qué bueno eres.

Anónimo dijo...

Up. Faltan los globos y las nubes. Precioso el post.


Ana