19.6.20

Un sueño


El dulce delirio que en tromba acude y con galante arrobo me reclama se desvanece como rocío en el aire recamado en invisible fulgor. Tañe la tímida lira su cortejo armonioso y atrae el vértigo del cosmos, fronda del tiempo, vasto dominio de la luz. Somos levedad sin interrupción, somos el vano destello de un incendio sin propósito, dijo K. en un sueño que tuve anoche. Hoy, al contárselo, me confesó que fui yo quien le visitó y pronunció las frases. Pero no fue una lira la que era pulsada, sino un laúd. Tal vez esta noche pueda recomponer las líneas y aclarar la confusión

No hay comentarios:

Hoy

  Se descree por discrepar, por no aceptar la intendencia de lo que lo que no se comprende, un poco también por     la rigurosa evidencia de...