1.12.18

Moby Dick



Moby Dick. Releo de vez en cuando Moby Dick. A veces trozos, párrafos, escaramuzas más o menos intensas. Como quien entra en una habitación en la que ha sido feliz y sale a su antojadiza voluntad, sabiendo que puede regresar cuando desee. Esa lectura me recuerda a la anterior. Es como si entrara por primera vez. Así debería ser el amor. Una especie de Moby Dick del corazón. Entrar y sentir que nunca se ha estado ahí y, sin embargo, apreciar que todo es cálido y familiar y nuestro. Hay libros que se aman. Amores casi novelescos.

2 comentarios:

JLO dijo...

Siempre quise leerlo y nunca lo hice. Desde niño eh. Soy un desastre de la voluntad lectora. Quizá me pase lo que a vos con Viaje al centro de la tierra de Verne. Pero el tema es que tampoco lo leo.

Y el amor me parece que también debería ser así como contás...

Joselu dijo...

He leído Moby Dick en dos ocasiones y siento que he de volver a ella de nuevo y no tiene que ser demasiado lejos. La segunda lectura fue mucho más provechosa que la primera porque ya sabía qué me iba a encontrar. Gracias por recordármela.

Los mapas falsos

  Amé los mapas cuando no entendía lo que significaban y todavía hoy siento un placer que no sabría explicar bien cuando abro un atlas y el ...