14.10.12

En casa


Salvo el sombrero, que nunca he usado, el que mira la línea del horizonte, el skycraper de Manhattan, puedo ser yo. De hecho cada vez que me asomo a esta fotografía encuentro más razones que lo confirman. No hay (que recuerde ahora) paisaje en el que me sienta más identificado. Ninguno con el que me encuentre más en casa. Nada (o casi nada) que me cause una más cómoda sensación de refugio.

8 comentarios:

Miguel Cobo dijo...

Ahora lo entiendo: Ahí El Espejo de los sueños queda a tu altura.

Un abrazo, mon ami.

Rafael Roldán dijo...

Estar en casa es asumir el paisaje con el que nos identificamos. Si mañana amanecieras en la 7 avenida ¿Estarías en casa?

José Luis Martínez Clares dijo...

El hogar es un estado del alma. Abrazos

Francisco Machuca dijo...

Eugene Ionesco en El nuevo inquilino, resume lo que todos llevamos a cabo a lo largo de la vida: preparamos una tumba faraónica para la muerte. Cada vez que alguien me enseña su casa llena de cuadros y vanidades pienso en Ionesco, pienso en la muerte. En su obra el hombre que alquila una habitación vacía y la va llenando de cosas, en plena proliferación de la materia, hasta que el escenario rebosa objetos inútiles sobre el patio de butacas y el protagonista muere ahogado entre sus biombos.

Es decir, que te comprendo,amigo,te comprendo.

Abrazos fuertes

Ramón Besonías Román dijo...

En la foto, la ciudad, y su inquilino, parecen tras esa red de hilos, marioneta dócil, que la ciudad -nunca durmiente- lleva.

Olga Bernad dijo...

Tienes un salón precioso.

Anónimo dijo...

Y da lo mismo lo del sombrero...


Ana

alex dijo...

Podría ser también yo. Siempre quise usar sombrero...