7.12.21

 Escribo lo que leo mientras lo escribo, avanzo sin que haya desplazamiento, ahondo, me izo, basculo, flipo con el envés de las palabras. 

***

He de prevenirme contra éste que se agazapa y conduce diariamente los suicidios de mi carne, pero tampoco sabría.  Así que le invito de buena gana, le saludo, le acuesto y vamos los dos muriendo dentro de la mentira como si fuésemos palabra y de palabra únicamente viviésemos  

***

Los mejores años de nuestra vida son los de la herrumbre y la metáfora, los años de los abrazos en los bares, ah cuántos abrazos he dado en los bares, qué nostalgia de alguno. 

***

Qué  nombre convendrá al olvido, qué Leteo coserá tu boca a la mía. 

***

Soy  insensible a la cultura nórdica, soy insensible al materialismo dialéctico, soy insensible a la música dodecafónica, soy absolutamente insensible a la mecánica cuántica, soy absolutamente insensible a las estridencias esdrújulas

***

Vivir consiste en calcular con esmero los riesgos, en observar el vuelo irregular de los pájaros, en desangrarse con tibieza verbo adentro, haciendo los sencillos cálculos, ordenando la fiebre y el caos, registrando el fasto invisible, el minucioso, el íntimo y espléndido, antes de que el olvido herrumbre las horas, las vacíe de palabras, y la luz se desvanezca y yo ya ni entienda.

No hay comentarios:

224/365 Bruce Chatwin

  La patria es el reconocimiento íntimo de un paisaje, escribió Jorge L. Penabade en su inagotable Gabinete de curiosidades (Amarante, 2020)...