12.1.20

La sombra



Contiene la sombra una parte considerable de uno mismo y, al tiempo, no nos incumbe en absoluto, rehusa representarnos, ninguna de sus atribuciones morales apareja alguna nuestra. Tan escasa o nula consideración le tenemos que fascina su presencia cuando la miramos en detalle. No se ofrece a voluntad, precisa de la injerencia del sol para que despliegue su esplendor antiguo e incomparable. No ha variado jamás. Es la misma sombra del primer hombre. Concurre el mismo sol. Irrumpe con la misma nobleza. No flaquea, no se compunge ni amilana. Va a lo suyo. No sabemos bien qué sucede debajo suya, ignoramos la sustancia de la que está hecha.

No hay comentarios:

Palabra

  No hay modo de saber si uno está muy cerca de Dios o no lo está en absoluto, si ni siquiera tener un buen corazón hará que seamos buenos o...