21.10.21

Pollock



 Se cae, en un descuido, el gris. Comido de vértigos, emerge el azul. Está la  luz decantando sin urgencia un arrullo de rojos y de negros. Se la ve aún así triste, se tiene la impresión de que está a punto de rendirse y pedir al pintor que se retracte y no la fuerce a explicar lo que no sabe. Es el comienzo de la época de las grandes palabras.

1 comentario:

eli mendez dijo...

Asi deberiamos vivir, permitiendonos ese fluir, sin ejercer una fuerza sobre lo que nos acontece, disfrutando de todos los matices.. Una belleza de texto surgiendo de este maravilloso artista. Un abrazo grande Emilio y gran jueves.

226/ 365 Luis Felipe Vivanco

  A veces se tarda en llegar. Se camina con un muerto. Nos interrumpe, como la mirada de un perro, como el hogar entrevisto a lo lejos con s...