7.9.21

Paisaje

 Lo que da al agua su oficio de cauce es el vértigo de la tierra. Al aire se le desciñe la altura y su invisible cuerpo agita la copa de los árboles. El cielo es un mapa de la luz con el que los poetas y los dioses entretienen la lujuria del tiempo. Hay una música de una elocuencia fragilísima en el ocaso de la tarde. En la lejanía, un pájaro declina la responsabilidad del vuelo y se deja caer con la absolución unánime de las nubes. 

1 comentario:

eli mendez dijo...

Solo decirte que es un texto precioso como todo lo que escribes!!!Cuanta belleza en tus letras. Saludos !!

226/ 365 Luis Felipe Vivanco

  A veces se tarda en llegar. Se camina con un muerto. Nos interrumpe, como la mirada de un perro, como el hogar entrevisto a lo lejos con s...