29.9.20

El hechizo


 

No cabe argüir discusión alguna contra la alegría, no tiene menoscabo ni mengua su asiento en el alma cuando inadvertidamente acude y nos ocupa la cara y hace que el estómago (ignoro los procedimientos orgánicos) brinque ahí adentro, burbujeando, bullendo como un cielo sin domesticar. Benedetti hizo militancia en ella: la defendió del pasmo, de las pesadillas, del escándalo y de la rutina (creo recordar, no me va la memoria últimamente) y levantó el principio ineludible de ejercer la más férrea voluntad de no confundirla con la felicidad, que es una utopía y asunto más de filósofos o de cantantes de bolero. Hay algunas de esas alegrías que desafían la herrumbre de la realidad, que se obceca en contrariarnos y en herir la cada vez más inconsistente creencia de que todo irá a mejor y saldremos de esta. También eso lo dejó apuntado un poeta, tal vez uno como Benedetti, tan de andar por casa y entendérsele todo. La alegría se entiende a la primera, no tiene doblez, no finge, apenas puede uno acatar su recado de risas y de esperanza. Porque la alegría es un canto a la esperanza de que esa misma alegría nos visite de nuevo. Creemos que habrá ocasión de reír otra vez y desatender la ruindad de la tristeza, que es derrota y óxido y aburrimiento. Mira que aburre estar triste. Nos falta una botella de leche y un par de hogazas de buen pan recién hecho, una cuesta empedrada y pobre y un cielo a punto de desplomarse. Nada deshará el hechizo. 

1 comentario:

recomenzar dijo...

La magia de la foto y tus palabras.maravillosa entrada
un saludos desde lo lejos

Pequeño poema en la muerte de Lorca

Cuando el mar recuerde el nombre de todos sus ahogados  la tierra recitará la de los muertos que no quiso.  Tendrá la dureza del odio el tie...