14.10.19

Galería de favoritos 102 / Aquiles



Ni una evidencia de que somos débiles, ningún indicio de flaqueza, hay que exhibir la fiereza en el gesto y la firmeza en la voluntad. En cuanto atisben un rasgo de tibieza, renunciarán a la virtud de la piedad y serán crueles y nos harán sangre. Esa es la empresa que se nos encomendó, ese es el destino de nuestra existencia. Mi madre debió ahogarme en las aguas del río del odio, el que da vueltas alrededor del infierno, en el que me sumergió para que nada me hiriera ni abatiera. Para que fuese Aquiles. Me educó un centauro, me alimentaron con carne de león, me arrebataron la posibilidad del fracaso, me expusieron al escrutinio de los hombres. Luché en todas las batallas, en todas salí airoso. Derribé murallas y me senté con los reyes. Creo que fue la envidia la que guió la flecha que me hizo hincar la rodilla en la batalla. Ahora estoy en la eternidad, ahora soy inmortal. A salvo del infortunio, en el Olimpo, echo en falta la liza justa. Duele que la providencia del tiempo no me arrebate la cordura. Hubiese sido mejor haber enloquecido. Habría sido una divinidad caprichosa. Castigaría al que nombrase mi talón. Lo haría arder o lo desmembraría con la fuerza de mis manos. Me comería sus entrañas. Son cosas de los dioses y yo soy un dios o eso me dijo mi madre o eso quiso que fuese. En cuanto vea a Zeus le pediré cuentas. Aquí, en la inmortalidad, no hay mucho con lo que divertirse. Es una vida aburrida. Contemplamos los avatares humanos sin que una brizna de compasión nos perturbe. Abren sus bocas y muerden, sólo veo la roja sangre en los encendidos labios. Ya estamos hechos a ese espectáculo, ni le hacemos aprecio. Allá ellos. No estaría mal que todos los héroes de la mitología retornásemos. Yo me pido que la Marvel me cuele en los Vengadores. No haría ascos a la Liga de las Justicia, pero DC Comics tiene a Clark Kent, no quiero encontrarme en un pasillo de rodaje con Superman. Seguro que él sacaría el tema de la kryptonita y yo el de mi talón. Cada cual con su cruz. Me cae bien el del martillo, Thor. Zeus dice que le puede la soberbia. Las divinidades nórdicas carecen de nuestro natural apresto mediterráneo. El frío encallece los superpoderes. Si le quitas el martillo, el Mjolnir forjado por dos enanos, Thor es un rubio de dos metros, sólo eso. No sé qué seré yo si lastiman mi talón. No tendré a Homero para que cante mis proezas. Harán una mala película de serie B. Lamentables estos tiempos. No hay épica. Ni valores. A ver si Netflix o HBO sacan una serie. A París y a Apolo que les den un papel pequeño

1 comentario:

Joselu dijo...

Creo que en estas semanas no hay antihéroe o héroe, vete a saber, como Joker. Ha desplazado a toda la tribu Marvel y los ha empequeñecido. Saludos..¡Qué bien escribes!