19.10.17

Los días /3


Hay días que parecen muchos días. No sabes cuándo empiezan, ni cuándo acaban; tampoco la razón que los mueve, ni la que los detiene. Bien pensados, no parecen que sean reales, se prefigura uno que pertenecen estrictamente a una trama novelística en la que has ingresado y de la que sabes que puedes salir en cuanto desees, como cuando lees y la atención se evade y miras la realidad y detienes la realidad libresca y después regresas y censuras una y activas otra.
as con la sensación de que algo extraordinario está a punto de suceder, pero no cuaja, ni oteas la inminencia de ese prodigio, por más que mires, por mucho que te afanes.
Días sin Dios, días en los que sueñas con Dios, días en los que Dios te visita y te cuenta de qué va la trama celeste y todo eso, pero luego no eres capaz de contarlo y andas huérfano de Dios y sabes que esa orfandad es larga y te hará tener un desconsuelo muy grande cuando te acuestas por la noche y hablas contigo y sabes que no está por ahí escuchándote.
Días Frank Zappa en el iPod por la periferia del pueblo, a paso rápido, quemando algoritmos y frases de alambique poderoso y sustancia insulsa.
Días como un pen de sesenta y cuatro gigas lleno de valses vieneses.
Días que parecen un gospel, días que parecen un foxtrot.
Días donde ves la cara oculta de la luna, días en que David Gilmour y Roger Waters te invitan a unas pintas en un pub inglés en 1972.
Días sin entrar en facebook, ni mirar whatsapp, ni escribir en cien caracteres o en ciento y algo lo bien que estuviste ayer o lo bien que crees que vas a estar mañana.
Días de bebop, días de swing, días de cool jazz, días de grandes bandas, días sincopados, los días hermosos con su colmo de besos en el alma.

No hay comentarios: