14.7.17

Borges en la cabeza de Hopper o viceversa


                                                   Fotografía: William Eggeston



Hay cuadros que no son de Edward Hopper y parecen suyos. Hay también fotografías que le pertenecen sin que sepamos que se valiese de la cámara para contar el mundo al modo en que lo hacía con un lienzo. Lo extraordinario de Hopper es esa intención narrativa que ofrece una historia de la que sólo sabemos un fragmento, ni siquiera tiene que ser el primero, tal vez uno alojado a la mitad o al final de la misma. Hopper hace cine sin que se hile un fotograma a otro. En cualquier momento podremos observar cómo el hombre sentado en la cama se levanta y recoge con meticulosidad sus cosas en la maleta o se desviste y se afeita morosamente o se asoma a la ventana y escucha el ruido de la realidad que no existe en su habitación de motel. Porque Hopper es un maestro en convertir en paisaje la habitaciones de los moteles. Un paisaje es un personaje que no reconoce la primacía de la trama, sino que va por libre e interfiere a la trama misma y, en casos excepcionales, se hace personaje y modela el devenir de los acontecimientos como si hablase o decidiera una posibilidad de entre otras.

No sabemos nada del inquilino, ni tampoco del lugar en que se hospeda. Es una historia de fantasmas la que vemos. Hopper es el pintor de los fantasmas. No existe nada a lo que aferrarnos, no hay nada que pueda iniciar una historia y, sin embargo, ahí están todas las historias; en ese ensimismamiento que exhibe el señor de la fotografía, están todas las ramificaciones posibles. Como si fuese un Aleph, el infinito Aleph que mi temerosa memoria no abarca,  alojado en una carretera secundaria de la América profunda y en la quinta porteña de Beatriz Viterbo. Se ve todo, a todo se le cursa trayecto, en todo se oficia la ceremonia de la memoria.



2 comentarios:

Anónimo dijo...

Emilio en la cavbeza de los dos. Buen verano, escritor. Descansa de colegio, no dejes las letras, bebe con moderación, pasea cuando puedas, no pierdas oportunidad de llamar a los amigos, no se te ocurra olvidarte de que tienes una novela en mente. Todo eso por la gracia de la inspiración y de los buenos sentimientos, amén.

J.A.

Justo Martínez dijo...

Borges es una historia contada y cerrada. Hopper es una historia sin contar y abierta, pero habrá túneles que unan esas cabezas.