30.3.17

Óyenos


Ser feliz
salvo en lo verdaderamente importante,
dejarse patria, cordura, fe
en discutir
si Dios es quien dicen
y reparte las causas y los azares,
la gloria y la tragedia,
y nos deja imperdonablemente morir
sin habernos instruido
en estos avatares íntimos del juego.

No hay comentarios: