26.1.17

Tres poetas

Cohen
Hay una grieta en todo por la que entra la luz.
Hay que morir para ver a Jesús caminar sobre las aguas.
Hay un rey confuso que compone un aleluya.
Hay una voluntad de cántico en las plegarias acalladas.
Hay un libro de salmos en la recepción del hotel.
Hay un cuerpo en la sombra que espera a otro que lo cubra.

JRJ
Qué galope se oye,
silbo de poeta ayuntando júbilos.
Jinete en fuga acunando un verbo.
Estrellas de cien puntas estallando
en las paredes secretas del cosmos.
El céfiro jadeando a lo lejos.

Vallejo
Anochece en el azucarero.
Taconea, pasillo abajo, la tristeza.
Se van tan poca sus perritos
que, a la luz de las linternas,
parecen algas.


1 comentario:

Melmoth el errabundo dijo...

"Me acabé la copa y me largué de allí.
Se estaba mejor en la calle.
Me puse a andar sin rumbo fijo.
Algo tenía que ceder y no iba a ser yo.
Comencé a contar los idiotas con los que me cruzaba.
Llegué a 50 en dos minutos y medio,
después me metí en el siguiente bar."

Charles Bukowski