6.12.16

Flipar más y flipar mejor

Hay que flipar más y hay que flipar mejor. No hacerlo, ser mesurado en eso, no dejarse llevar, no esmerarse en flipar a tope, envinagra el carácter, lo entristece, incluso lo mustia y hasta enferma. He visto gente flipar con un entusiasmo tan contagioso que de pronto he comprendido que únicamente flipando se puede alcanzar ese clímax de armonía con el que nada nos afecta y del que se puede valer uno para escalar la cumbre de los días y dormir a pierna suelta en el vértigo de las noches. La manera en que uno flipa queda a consideración del esforzado ejecutante. No basta ver cómo lo hacen los otros o comprar libros que ilustren los procedimientos. Estoy por asegurar que no se logra jamás la destreza que otros oficios contraen a poco que se practican. Flipar es otra cosa. Quienes lo han probado no son capaces de sustraerse del placer que procura su práctica o del placer añadido, el que concurre cuando, una vez ha finalizado el flipe, uno advierte que el cuerpo funciona mejor y que la cabeza barrunta ideas que, antes de la exposición, no eran ni por asomo imaginables. Yo mismo he flipado en colores y en blanco y negro. Flipado nada más levantarme o en ese instante en que el sueño se invita solo y los ojos caen como una persiana a la que se le ha roto el mecanismo que la mantiene fija, izada, permitiendo el ingreso limpio de toda la luz del mundo. Flipado con conocimiento de lo flipado y flipado sin que me percate del flipamiento en cuestión. No sé con qué flipe quedarme. Ha habido tantos y han sido tan placenteros que elegir uno entre todos sería sacrificar la felicidad (una ilusión de felicidad tal vez) de que todos están a mi alcance y que puedo acceder a ellos y dejar que me impregnen y abatan. Sí, algunos abaten. El cuerpo, si se ha aplicado con solvencia, se resiente en ocasiones. Advertimos que está dulcemente indispuesto. Tiene esa especie de lujurioso optimismo que consiste en dar toda derrota por útil y esperar con la más férrea de las convicciones que volverá ese cuerpo a pronunciarse como solía y pedirá más y se lo daremos. Porque, no nos engañemos, nada hay como flipar. Nadie podrá iniciarle si no se deja engañar un poco. Todo empieza así: en la percepción de que se vive mejor si se ha dejado uno engañar un poco. No hace falta que sea uno de esos engaños duraderos, de los que luego se confunden con la verdad por aquello de que los extremos, si son de calidad, acaban fornicando en las sombras. Una brizna de flipe, convenientemente administrada, engolosina el ánimo más perturbado, aunque entra en lo posible que al final el ánimo perturbado acabe más turbado aún. El idilio entre el individuo flipado y el flipe que selecciona para su contento puede malograr vidas enteras. La propia, la del individuo iniciado, y la de todos los que lo rodean. Vidas descarriadas completamente, vidas arrumbadas al desánimo y al más desconsolado infortunio. El mérito estriba en saber con qué estamos tratando. Si el flipe es quien nos posee o somos nosotros los que nos valemos de cuanto ofrece para convertirlo en una propiedad más, no duden que una de las más valiosas. A mi amigo K. le sedujo la idea de flipar, pero le disuadí. Creo que no sabría entenderlo bien. Me reprendería después, sostendría que yo sabía qué hay detrás o qué hay debajo o hasta encima. Toda la posible experiencia que yo posea no es en absoluto transmisible. La idea de que yo pueda explicar con excesivo detalle un flipe me produce una tristeza y una congoja. No sé cuál de las dos prorrumpe primero. Si la tristeza, si la congoja. Sé que hoy he flipado cuatro o cinco veces. Yo flipo con una discreción absoluta. Se me puede ver con la misma cara mientras flipo que cuando no lo hago. He dominado la expresión para poder hacerlo en cualquier circunstancia. Lo disfruto más cuando alguien me observa fijamente. Es entonces cuando hago que empiece. No me pregunten cómo se hace eso, en qué instante se produce la primera evidencia de que se está flipando. Lo que sí sé es que el cuerpo entero lo aprecia y lo agradece. Cualquier día de estos me concentro en razonar este pequeño caos sensorial y doy conferencias. Fliparé y cobraré por hacer que otros flipen. De verdad que en ese instante el flipe será doblemente gratificante.

1 comentario:

Teresa Bermúdez dijo...

Acabo de flipar en gris marengo y no voy a contar en qué línea. Es que yo soy de los tuyos también.