22.4.16

Pequeño poema de amor en dos actos


I
El sur era un umbral secreto,
Una avara cuenta de espejos
Donde el cuerpo celebra
Sus dioses en la rudimentaria
Extensión de sus vicios.

La geografía era un instante
En el tiempo,
Una posesión
En la sombra,
La exacta certeza de una urdimbre
Arcana que incendia
El rastro mineral de las horas.

El amor, pájaro
Súbito que sin estrépito
Estalla en la luz,
En el breve espacio
En el que el poema,

Cautivo, esplende.

II
Mi voz comprende lo que le hago decir,
se declara insolvente, hasta me discute
la posibilidad de que no la involucre
y recite sin que lo acepte la historia prevista,
los años de aprendizaje, el ruido y su eco,
todas las palabras huecas y las que pesan y 
las que luego hacen que el mundo gire,
que son de amor y con ese amor se encofran
en la boca y se airean para que otros escuchen.

El amor, el pájaro que acaba de emprender
vuelo alegre y festeja las alas y se aleja.