5.11.15

Perpetuum mobile

El aire tiene su arquitectura.

La flema la pule una buena mesa camilla.

Ser epicúreo está absolutamente de moda.

El tiempo no es consciente de lo cabrón que es.

A veces conviene una pendencia.

Todo me llega en segundo plano.

Hay lecturas que son de una intensidad a la que no alcanza la vida.

Todos los días aliento los mismos estupendos pecados.

Nadie me gana en mis rarezas. En las mías, digo.

La insoportable idea de que Dios exista me ha ocupado una parte del desayuno.

Siempre prefiero la abundancia.

No haber ido nunca a París tiene sus ventajas.

Tengo una moralidad a prueba de inmorales.

Hay ciertos dolores del alma que son casi dolores físicos.

Los amores adolescentes aparecen a veces en un poema.

La literatura es un estado convulso de las cosas.

El milagro ocurre siempre cuando no se le aprecia.

Tengo fe en lo absoluto.

No soy predictivo ni tampoco quejumbroso, pero poseo la facultad de perderme y la ejerzo con arrobo.

Un verano en el que no pasan demasiadas cosas salvo las que no olvidas nunca.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Asombra su capacidad de conmover, señor poeta.
Que cunda y haya más "perlas" de éstas.

Paqui Delgado

g dijo...

Alguien diría que abrir los ojos al despertar ya supera todas sus espectativas. Yo creo que hace falta algo más, para muestra tu botón.

A.M. dijo...

Muy intensos. Unos más que otros,Emilio, por supuesto. Los que te conocemos, sabemos qué quieres decir con más exactitud. Por supuesto también...

Ah, no entiendo qué dice g.

A.M. dijo...

Ah, eso de que sabes perderte, tiene sus matices. Para algunas cosas más que para otras, ya entiendes.

Setefilla Almenara J. dijo...

"Tengo una moralidad a prueba de inmorales".
Me regocijo en esta cita.

Pedro Calzado dijo...

Es un arte la concisión en la literatura. Escribí microcuentos y asistí a conferencias y a talleres en donde disfruté mucho, muchísimo. El aforismo es un nivel superior, más si es poético. Algunos de estos son poéticos y tienen una belleza magnifica. Otros son humorísticos, o paradójicos o hasta filosóficos. Me encanta, en definitiva. A ver si hay más.