18.10.15

No ha habido mejor escuela que la de ahora



Es imposible hacer un recuento de todo lo que hemos perdido en la escuela. De lo que estoy seguro es de que a pesar de todo es la mejor escuela que yo he conocido. Lo es porque son más los frentes contra los que hay que batallar para sacarla adelante. Antes, en el no siempre glorioso pasado, la escuela era una nave que se mantenía a flote a pesar de las embestidas del mar, que la zarandeaba y amenazaba con volcarla. Hay muchos buenos barcos en el fondo de los mares. Basta que la tormenta malogre la estabilidad. En los años en que llevo ejerciendo de maestro, pronto harán veinticinco, jamás he visto que se hunda un colegio. De lo que hablamos es de la imagen que el colegio proyecta fuera, de lo que se percibe en la calle y en los medios de comunicación, en la realidad fuera de las paredes de los centros escolares. Lo que te desmorona, lo que hace que te sientas desesperanzado y triste, es que el mar, ese mar bravío, encabritado, hostil a veces, esté dentro, y no pueda uno hacer que los que organizan la ruta y perfilan en sus despachos los trayectos, los itinerarios y los indicadores de garantía de que el viaje sea idílico - por qué no va a serlo - razonen lo errático de sus normas, lo muy alejadas que están de lo que es una escuela y de cómo funciona. 

Hemos perdido la inocencia, aunque quizá nunca la tuvimos. Ahora estamos más cercanos a la indignación, aquélla tan lustrosa en comicios pasados. Nos obligan a mirar con desconfianza, a pensar que los que administran la cosa educativa pública saben poco o no saben dejarse aconsejar por los que pueden saber algo más o saben, bueno, vale, sí saben, pero no se arriesgan a usar el sentido común, el que a veces no coincide con los programas de los partidos y con el hipotético beneficio de las urnas. Vendidos estamos. Siempre lo estuvimos, a mi entender, pero lo de ahora es más evidente, se manifiesta con más crudeza, se percibe con una más honda impotencia. Porque no podemos hacer otra cosa que acatar y cumplir.  Porque no podemos hacer otra cosa que acatar y cumplir. Se acata y se cumple con la misma entereza profesional incluso entendiendo lo ineficaz o lo absurdo de lo mandado. De tan acostumbrados a lidiar con problemas, hemos llegado al infeliz punto en que las cosas bien hechas merecen el elogio que no debería hacerse. Lo normal, lo ajustado a la lógica, se está convirtiendo en un anomalía. De ahí viene que uno festeje las briznas de sentido común y desee que duren y no sean flor de un alegre día

La honradez, el deseo de que la escuela, por mucho que se la zarandee, no acabe volcada en tiempos de mar picada, hace que sea ésta de ahora la mejor escuela de siempre, la que está mejor formada, la que ofrece una formación más integral, en la que se crean mejores personas, personas más sensibles, con mayor preparación cultural. Creo que acabo de dar con la palabra a la que no hemos prestado atención o a la que no se ha querido dar la atención debido: cultura. Esa es la clave para que no se acabe desmadrando un país y cada uno campe a sus anchas y mire sólo el ombligo que le ocupa el centro de la panza. Si la cultura se dignifica y se le concede el puesto de preeminencia que merece, el mundo giraría mejor, lo haría con más elegancia, no ofrecería la triste evidencia de girar a saltos, de que no han servido todos estos milenios de convivencia para encontrar un modo de aceptarnos y de querernos. Será que no nos aceptamos o que no hay motivo alguno, ninguno razonable, útil y práctico, para que nos queramos los unos a los otros. 

A falta de esa falta de amor, la que sale perdiendo siempre es la escuela, que es el fundación primera del hambre de vida. Es en la escuela en donde aprendemos a amarnos, a considerar la belleza del mundo. Los maestros tenemos la encomienda de hacer que el mundo que está por venir sea mejor del que transcurre y, por supuesto, infinitamente mejor que el ya transcurrido. Se nos pone esa dura empresa entre las manos, pero luego se nos desatiende. Incluso en el peor de los casos, no es que no caigan en que existimos y tenemos voz y alma y corazón y profesionalidad a espuertas: lo terrible es que se nos zancadillea, se esmeran en colocar obstáculos en el camino, en hacer que el tiempo del que disponemos se reparta en registrar más que en enseñar, en rendir cuentas más que en enseñar a contar, en formalizar papeles más que en hacer alumnos formales, en convertir la escuela en una máquina de hacer estadísticas; estadísticas que casi nunca son verdaderamente útiles o estadísticas que nosotros conocemos sin necesidad de gastar más tiempo del necesario en hacer que consten. 

La escuela es un milagro cotidiano. Parece mentira que salga adelante, sorprende que no haya desánimo en los obreros que la abren y la cierran, las piezas canjeables de maestros que van y vienen y se dejan la vida - literalmente - en hacer las cosas lo mejor que pueden. Y pueden mucho y saben mucho y de ellos es la responsabilidad de que el futuro sea mejor que el presente e infinitamente más feliz que el pasado. Luego están los registros, las urgencias de los políticos, la incapacidad que en ocasiones demuestran para gestionar la escuela, en la que no entran, de la que saben cosas de oídas, sobre la que recae, al cabo, tanto y tan delicado. No has habido mejor escuela que la de ahora. Ninguna. Ojalá sea ésta la peor que se recuerde. Ojalá la tormenta amaine y cunda entre los que manda la idea de que no se toca la educación, que no es un pastel trozeable al que todos los nuevos invitados a la fiesta pueden hincarle el diente. Y lo hacen, vaya sí lo hacen. Y con qué aplicado esmero alardean después de lo sabroso que estaba

5 comentarios:

Joselu dijo...

Complaciente imagen de la escuela, Emilio. Sin duda acoge un sinfín de buenas experiencias y está llena de buena voluntad. Hoy estás optimista. Hay otras interpretaciones que la sitúan como una institución del siglo XIX en sus planteamientos y estructura. El debate exigiría mucho desarrollo, pero no creo que estés por el deseo de mantenerlo. Más bien has manifestado un estado de ánimo atemperado y dulcificado por esta mañana de domingo otoñal.

Emilio Calvo de Mora dijo...

Diste en la tecla. Es un texto optimista de domingo gris, de lluvia, de los que a mí me gustan. Si me pongo a extender el hilo, caso de que caiga en el vicio de hablar de escuela en plan masivo, me pondría de los nervios, caería malo, me tendrían que retirar, pediría jubilación rápida, y no es cosa: me quedan unos años de laburo recio

Ángel Campillos dijo...

No soy maestro, no sé bien de qué habláis los que sois maestros, pero he sido alumno y he tenido hijos que han ido a la escuela y son buenos profesionales (un médico y un abogado) por la buena escuela que recibieron. Así que me pongo de rodillas y bendigo al buen maestro y al buen médico y al buen fontanero y al buen conductor de autobuses, pero el maestro es de otra casta. Es verdad que los países descansan sobre los maestros en sus espaldas. Un país que progrese lo es por los maestros de las escuelas. Gracias entonces. GRANDIOSO TEXTO.

Antonio Cuadrado dijo...

Lo que dice Joselu no es de ser optimista solo. +
Hay que amar la escuela para escribir sobre ella como tú lo has hecho.
Así que eres un maestro optimista. OjaLÁ Haya muchos.

Paco Gómez dijo...

En la escuela han metido las manos todos. No ha habido gobierno que no haya querido sacar tajada, electoral o no, de la escuela. Si se hubiesen estado quietos... Creo que no hay país de progreso, al estilo de España, con una ley de educación tan zarandeada como la nuestra. Es que no tenemos ninguna firme, que no se toque, como dices. No lo dice un maestro, puesto que me dedico a la hostelería, pero aprecio la labor del educador, sin el cual este país nuestro, nuestra amada España, no sería lo que es, aunque tampoco tengo muy claro, Emilio, qué somos, aparte de la cabra de la legión, los cristos en los viernes santo y los goles de los machotes de la Selección. Coincido con un comentario anterior. Muygrandioso texto.