15.10.15

El vago fulgor

Los años acaban por delatarse, publican sin pudor sus vicios.
Libran los recuerdos una batalla íntima con las palabras.
Las desautorizan, las censuran, las rebajan.
La vida dicta severas instrucciones de uso, disciplinas precisas.
Duele vivir. Cansa incluso.
Somos el vago fulgor de todo lo que no pudimos hacer.
Así el tiempo mide su espanto en días.
Así lo oscuro es luz con un misterio adentro.

Fuengirola, agosto 2008