3.4.15

Oh brother, where are thou?

Lo malo de ir aplazando las obligaciones es que luego no nos acordamos de cómo se llevan a término. Yo estuve más de un mes evitando entrar en la consulta de mi dentista y el día en que tomé aplomo y me dispuse a franquear ese miedo no recordaba dónde estaba su clínica. Anduve unas horas por el centro tratando de poner en orden mis pensamientos. En ese deambular sin propósito, en ese ocio cobarde, coincidí con un amigo que no sabía cómo ir al banco para pagar la contribución. Me confesó que llevaba más de un año postergando el pago. Días después leí en la prensa que uno de mi pueblo estuvo perdido una semana sin encontrar el camino de vuelta a casa. No lo conozco en persona, pero me han comentado que bebe mucho y que cuanto más bebe, más olvida. Es como la serpiente que se muerde la cola y que se gusta en el gesto. Me he preguntado si estas anomalías de índole casi metafísica las tenemos todos, mal que a veces nos pese; no me sorprendería que hubiese idénticos comportamientos en otras partes del mundo y así, al hilo de esta reflexión un poco fugada de tino, he pensado que un ciudadano turco, pongo por caso, se parecería a mí a la hora de darle esquinazo topológico a la consulta del dentista. Cosas que suceden solo en mi cabeza. No sé, en algún lado, habría un tipo como yo, un Emilio Calvo de Mora turco, que odiase esperar la cola en la charcutería o que no supiese todavía hacer el nudo Windsor cuando las bodas o los bautizos. Uno que quizá en este momento estuviera leyendo esto que escribo y se viera reflejado en lo que cuenta y se vaya hoy a la cama con la certeza irrefutable de que el mundo, en el fondo, es un escenario hostil y que vamos apartando dentistas, charcuteros y oficinistas de banco porque, bien mirado, lo que nos molesta es la rutina, esa reincidencia en lo que nos incomoda. Einstein decía que la realidad es una ilusión, pero una muy insistente. A mí me agrada la ficción de que alguien por algún lado, en un pueblo del Ampurdán o en los barrios de la periferia de Buenos Aires, sea un tipo como yo, padezca las mismas incertidumbres, disfrute de los mismos placeres y sospeche que posee un cómplice, una especie de hermano anónimo, en la distancia, en el insondable territorio de la literatura o en la calle. Si está por ahí, que se persone, que diga estoy aquí, por fin he llegado

3 comentarios:

g dijo...

He tenido dos revelaciones al leerte. Primera: nunca antes había conocido el caso de alguien que realmente olvida al darse a la bebida inconmensurablemente. Segunda: creo como tú en esa transmutación de personalidades pero más cerca de lo que te imaginas. Yo incluso añadiría, para rizar el rizo, que podría concurrir incluso con cambio de sexo por medio.

Jesús Esteve Yagüe dijo...

No hace falta irse a Turquia o Buenos Aires creo yo, esas molestias o incomodidades nos las encontramos todos dia a dia. Lo importante es intentar centrar nuestra atención en las cosas que nos gustan y que disfrutamos, y ver esas otras como simples trámites que hay que ir pasando.

Me gusta tu blog, yo tambien tengo uno donde escribo articulos de opinion. Me gustaria que intercambiasemos enlaces, yo ya te añadí a mi blogroll. Este es:

http://deacuerdoqueno.blogspot.com/

Un saludo!!

Emilio Calvo de Mora Villar dijo...

Habrá quien se haya olvidado de todo al beber, no sé, hay gente para todo. Creo que lo del cambio de sexo es una extensión narrativa formidable a la hora de creerse otro. Narrativamente formidable, al menos.

Aciertas en la observación, Jesús. Lo de ahora tomado como único, podríamos decir. Leí el otro día algo sobre el mindfulness, una especie de técnica de atención absoluta, de constatación masiva de lo que sucede en el momento en que sucede. Imagino que de eso hablas.

Voy a tu blog.
GRacias por gustarte este.