22.12.14

Joe Cocker / El perro loco ha muerto



Bajó al infierno y se codeó con el diablo, le habló de tú, le dijo que no iba a encontrar en su casa nada que le escandalizara, así que el diablo le dejó salir. Se bebió Escocia entera antes de entrar en razón y hacerse un señor mayor, un hombre serio, un profesional que grababa sus discos, hacía sus giras y volvía a casa a pasear a sus perros y a escuchar soul. Porque Joe Cocker era negro. Le nacieron en la Inglaterra minera, en la parte pobre recién salida de la guerra, pero podía haber sido un negro de Detroit, un devoto de la Tamla Motown, un siervo de las plegarias de iglesia de los barrios pobres de la gran ciudad. No habrá canciones memorables, versiones de temas que sonaban mejor en su voz que en la del padre que la trajo al mundo. Era un obrero cualificado en interpretar los sentimientos ajenos, un gourmet exquisito, un crooner único al que no le traicionó jamás la voz. Supo rearmarla, renunciar al huracán de antaño (hacía que el grito puro fuese melódico) y modularlo, adaptarlo a los nuevos tiempos. Envejeció muy bien, creo. Nadie le perdió el respeto. Hoy mismo Eric Clapton llora que un amigo se haya marchado en su twitter y en su facebook. Yo también, a mi manera, lo lloro.With a little help from my friends hizo que Lennon y McCartney descubriesen la joya que había compuesto. You are so beautiful es una canción que me ha salvado la vida varias veces. Yo soy de esos sentimentales a los que una canción puede salvarles la vida. Quienes no entienda de qué estoy hablando no llorarán la pérdida del maestro como yo la lloro ahora. Hasta mi hija, cuando le he dicho que Joe Cocker había muerto, me ha mirado como si fuese una pérdida personal. Lo es. Ha muerto el perro loco. 

5 comentarios:

Ramón Besonías dijo...

Joe is too beautiful!

Sergio DS dijo...

Todavía no se le ha reconocido su legado. ¡Grande!.
D.E.P.

María José Collado dijo...

Yo lo único que le reprocho es que cuando estuvo en Cita en Sevilla, hace años, no quiso hacer un bis.

Francisco Machuca dijo...

La mejor descripción que he escuchado nunca de Frank Sinatra se debe a Gato Pérez: “Es un hombre que canta canciones ajenas como si fueran trozos de su vida”. Esto se le podría aplicar al viejo Joe.

Abrazos

Emilio Calvo de Mora Villar dijo...

La belleza, Ramón, no desaparece. Creo que tú lo dijiste en algún momento.

El legado es enorme. Llevas razón, Sergio. No habrá nadie que haga versiones como él las hacía.

Un reproche mínimo, María José. Miles Davis nunca miraba al público. Van Morrison es un hosco de cuidado. Y en ese plan....

Es un crooner, Francisco. Lo he sabido siempre. Vivió el rhythm and blues, el rock, el blues, el pop y el reggae, si encartaba. Hizo lo que quiso, no había género al que no supiera darle un registro cockeriano. Una pena enorme.