11.10.14

El mar, ah el mar

Hay reinos pequeños de los que somos reyes, refugios absolutos a los que acudir con la indesmayable idea de perdernos. Lo de perderse sigue siendo una pretensión fascinable, una a la que no damos casi nunca asiento, en la que fantaseamos y donde creemos que estaremos bien, pero basta perderse un instante o varios, no sabe uno cómo estabular esos datos, Cuenta Rafael García Maldonado, novelista de litoral, al que le tengo afecto, a pesar de lo poco compartido todavía, que zambullirse en el mar y alejarse, a nado, ahondando en la distancia, da una visión muy precisa de la vida que discurre en la costa, en el interior. Anda la cosa corrompiéndose y a veces uno necesita un reino del que ser rey, un refugio en el que dejarse llevar. Nada como el mar para adquirir esa invisibilidad, ese desvanecimiento. Luego está la vuelta, la vuelta feliz a la tierra, que es donde tenemos el placer de lo amado, pero el mar, ah el mar, el mar nos limpia, el mar nos despeja, nos hace mejores incluso. Me ha hecho feliz pensar en todo esto. 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hermoso texto, da ganas de meterse y nadar y no parar. Es que lo que hay en tierra da miedo!

Juan A. Herrador

Emilio Calvo de Mora Villar dijo...

No hay miedo más nuestro que el de la casa en la que vivimos, Juan.