25.5.14

Libro de estilo

1
En la noche sin aristas obscenamente galopo un cuerpo, un verbo, una gota de luz pura que hiere dentro.

2
Hay una ebriedad invisible y la voz percute el aire. Las palabras festejan la luz, el eco frívolo, el tiempo ahora tan impreciso.

3
El secreto aguarda en la sílaba más oscura. Aire que herido a lo lejos se oye jadear, luz antigua de amar un cuerpo.

4
Arde lo que importa. Solo arde el fuego.

5
Conserva la luz vestigio de un incendio sin nombre. Igual ahora concurre el amor. A ver si trae novicias caricias. Que traigan olvido y estén las manos sin usarse todavía.

6
Hay una disciplina en la belleza, un orden secreto, una urdimbre sin usura que humea como disparo en mitad de la noche, pero adentro, donde el alma, el olvido arde, lo inasible arde, tiende su trampa terca.

7
El tiempo, el oscuro, el insensato, el artero, el del cansancio y el de los abrazos.