4.4.14

Duele pensar en aquel pasado que un día fue futuro

El futuro es donde no hemos estado. No hay lugar al que debamos procurar más hondo afecto. Lo que no debe ser tenido en cuenta es el pasado, pero es al que acudimos, sobre el que edificamos el presente, que no es relevante en ninguna circunstancia, y al que le damos rango de mando en la plaza del tiempo. No somos del futuro porque no nos interesa especular. Preferimos tergiversar (reescribir el pasado a nuestro beneficio) o dejarnos llevar en el ahora, que es una estación propicia para la levedad. Somos así, leves y confiados, sin otra metafísica a la que confiarnos. En cierto modo la religión nació para responder a las preguntas trascendentales que formula el futuro. Está el dónde iremos y qué será de nosotros cuando ya no haya cuerpo que me sostenga, pero también están las otras cuestiones, las del origen y las del porvenir, las de saber si en verdad todo esta trama antigua responde a una trama mayor, si es un bosquejo rudimentario de una realidad a la que todavía no nos han conducido o si es una extensión del azar al modo en que lo es una manzana que cae de un árbol, cayendo ésa, precisamente, y no otra que pende a la vera. Somos teólogos sin que exista la necesidad de la divinidad, pero la buscamos afanosamente en la creencia de que si damos con ella, si de verdad construímos el concepto de Dios y lo acogemos pecho adentro, seremos más felices o nuestra vida realizará su trayecto con un reposo mayor, sin el miedo al vacío, sin la angustia de la idea del fin, que yo adoro, por otra parte. Duele pensar en aquel pasado que un día fue futuro, ¿verdad, Miguel?, pero la realidad siempre nos desoye, no está al tanto de nuestros júbilos o de nuestros quebrantos. Digamos que va a lo suyo, sin caer en la cuenta del público que asista al desarrollo de la obra. No se nos permite entrar en escena, solo vemos cómo se van sucediendo los diálogos, cómo se cambian los decorados entre un acto y otro, y sabemos cuál va a ser el final, que suele coincidir con la caída más o menos dramática del telón. Es eso lo que nos zarandea, aunque nunca lo veamos de cerca o solo podamos verlo una vez, una póstuma vez: el telón. Cuando cae... Pero no trata este post de lo fúnebre, que no es asunto de viernes, sino de lo hondo, si es que alguna hondura puede haber en estas palabras, y de lo que lo hondo nos va diciendo, como un cante, de esos de la tierra, que son trascendentes, que hablan de lo insondable. 

4 comentarios:

Miguel Cobo dijo...

A lo insondable, mon ami, no hacemos más que lanzar sondas y cargas de profundidad, buscando zonas abisales sin otro aviso que el que nos proporcionan las palabras, ese gran invento, ¡el GRAN invento! Lenguaje y pensamiento, huevo y gallina. Y entre medias , la ficción del tiempo, la acción como simulador de vida. Todo ello para olvidar que el único presente duradero es el que va precedido de la palabra cuerpo y éste, a su vez, de la preposición de.
¿Lanzamos otra sonda?

Que tenga usted un buen futuro consumible y consumable. O, como mínimo, amable.

Ramón Besonías dijo...

Espectros de quienes miramos la vida a través del espejo deformante de la palabra. Solo eso, amigos. A costa de leer y leernos creemos que aquello que nos circunda sólo es eco de nuestro trazo sobre el papel, expresión del flujo de nuestros pensamientos. Que la vida real se teje a través del deseo y no de la epidermis del ser amado. La palabra como droga alucinógena. Borges como religión.

Emilio Calvo de Mora Villar dijo...

Es que somos palabra. Latido con palabra juntamente, que diría el poeta. Borges como religión, él tan descreído y, al tiempo, tan crédulo, tan deseoso de la credulidad, tan metafórica. Lo insondable es lo que nos agarra a lo que importa.

Isabel Huete dijo...

Lanzar una sonda para alcanzar las estrellas que todavía queden. Quizás sea ese el único futuro que yo deseo. El pasado son las estrellas que ya murieron. Y, mientras, el sol nos sigue iluminando.