24.3.14

todos los boleros son ecuaciones de segundo grado


tal vez viernes provenga de dónde y sí hoy no me siento desamparado huelga decir así tantas veces la marca del vampiro en la trastienda donde figuran los ángeles que escriben marrón escriben la playa de los antiguos amores está siempre vacía y ahora de pronto la inundan azul y un resto de carmín en la blonda pero el cine tiene más bicicletas que la calle mira amigo no me insistas insísteme dame el abrazo que no me diste entonces cuando verde el amor tintineaba en la máquina underwood en ciernes el amor hollywood probeta triste la marca del vampiro en la trastienda viernes oh al fin pero no me duele el amor me duelen los años perdidos en su búsqueda como en aquel cuento de mil novecientos noventa en el que todos los hijos de los ferroviarios leían cuentos de kafka sin detenerse a ver si había sentido en los secretos si había algo más que cruentas venganzas a pie de palabra a pie de tanto humanismo desbordado limpio la calle se está llenando de manifestante veo a mi mujer en la acera la persiguen unos facinerosos pero ahora se van y entonces la pantalla se vuelve gris y es posible que mañana no tenga que repetir estos mismos quebrantos porque los días son siempre distintos y uno escribe porque en el fondo del alma no cree en dios y hay que buscar un dios en la escritura me dijiste que me amabas y te fuiste un bolero en el soundtrack de tu vida dice mi amigo K. que todos los boleros son en el fondo ecuaciones de segundo grado torpedea mi alma torpedea mi alma torpedea mi alma me escapo porque no tengo tiempo para analizar el desastre absoluto el desastre enorme todo ese desastre sin asunto al que las nubes se acercan cuando suena un solo de trompeta lindísimo en mi corazón estajanovista limpio limpio muchas veces limpio muchos días pero no me dejaré coger y suena el timbre y tengo que cerrar el ciervo son el fondo ganas de buscarle el limbo a mi dedo izquierdo

1 comentario:

Ana Mohedano dijo...

Eso lo dices tú, pero estoy dispuesta a creerlo. Amén.