24.2.14

Cuentos de Tristancho de Carambel



    
A Mercedes Mármol, que los entiende mejor que nadie, seguro.


1. El perro elefante

El perro que encontró Tristancho tenía trompa. Trompa y dos colmillos enormes. Que no es un perro, le decía su madre. Que no es un perro, le decía su padre. Los abuelos de Tristancho, nada más verlo, dijeron:
- Tristancho, criatura, esto no es un perro.-
En ese momento, el elefante ladró.

Sigue en Barra Libre.

3 comentarios:

José Luis Martínez Clares dijo...

Eres mi ídolo. Mi ídolo. "Jurao". Abrazos

Emilio Calvo de Mora Villar dijo...

No jures. Un abrazo, José Luis. Uno grande...

Flor dijo...

Escribo aquí, y luego lo haré en la página de la Barra Libre. Unos cuentos que me han hecho emocionarme y me han hecho reír de verdad. Tristancho es un elemento de cuidado, el muy ladino!
El mundo pertenece a todos los tristanchos enanos que andan por ahí, domando tigres o leones o perdiendo la cabeza o lo que sea.
Buena manera de volver a leer literatrura infantil.