4.10.13

Rotos del alma

Los pobres y los muertos
A la gente le da por morirse en las puertas de los ambulatorios, en las colas del paro, en los escaparates de las grandes firmas. A los muertos, poco antes de morir, se les presta una atención mínima o incluso ninguna atención, pero ganan en prestigio social y en relevancia mediática en cuanto el corazón se les para o los pulmones se les encharcan de puro frío o el estómago se les arruina definitivamente por falta de ejercicio. Son los muertos útiles, muertos de máxima audiencia, pongamos. Justo los muertos que ocupan la franja informativa que va entre una huelga del sector de transportes y el último gol de Messi. Son unos muertos convincentes, de los que no chistan si les sacas un perfil poco favorecedor o de los que nunca van a demandar a la empresa que los explota. Porque son muertos comerciales. El primer mundo está lleno de ellos. Al paso que vamos, si no nadie lo enmienda, la mortalidad de los pobres del mundo será un parque temático, uno privado de moralidad alguna. Todos los pobres del mundo se mueren a la vez cada vez que un pobre del mundo cae por ser pobre. El hecho es que caer, lo que se dice caer, caemos todos de una u otra forma. Lo lamentable es la forma en que lo hacemos. Unos caen a las puertas de un hospital, lampando por un plato caliente y otros a las puertas de Europa, que es un hospital también, lampando por una tierra de promisión, que no lo es nunca ni para los que nacen en ella y comparten, con los que llegan, la misma pobreza, el mismo estado gris de las cosas. Los pobres que llegan suman con los pobres que están una cantidad inasumible de pobres. Los hay allá donde no se imagina uno que hubiera. Pobres que caminan y pobres sentados, disimulando la pobreza o exhibiéndola como el que alardea de nuevo polo de marca en una fiesta muy pija. Pobres que son manejados en cifras. Es terrible eso de que uno sea una cifra, un cálculo derivado de una operación. Quizá seamos una extremidad de una criatura logarítmica y paseemos las calles sin percibir ese estigma alojado en el alma como un cáncer. Los gobiernos son insensibles porque los números no inducen a la ternura. Se desviven por bajar un índice en una tabla, se dejan la vida (los que se la dejen) en dar con la clave que palie la pandemia que genera nuevos pobres sin retirar de la pobreza a los que ya la tenían. Esa clave no existe, parecen decir. Tenemos que dar la impresión de que hay una solución, pero la verdad es que no la hay. No, al menos, una que contente del todo al pobre. El buen pobre, el que ha logrado cierto tipo de bienestar espiritual y comprende que la vida es así y no hay más hueso que roer, es un pobre confiado a su suerte, pero hay por cada pobre bueno un ciento de pobres malos, irritados, decididos a luchar contra ese estado gris de las cosas y clamar la injusticia crónica que padecen. Pobres, pensando muy en serio en todo esto, lo somos todos. No hay día en que una brizna de pobreza nos percuta de un modo u otro. Algunos pertenecemos a la especie a la que no le falta un plato de comida, se guarece del frío y acude a que lo sanen cuando enferma, pero no puedo evitar sentir vergüenza cuando escucho el relato del mundo, la prosa triste del mundo, toda la infame letra del mundo. No valdrá de nada este inofensivo, por inútil, arresto de llanto, pero tampoco vale de nada no contarlo.


La esperanza y la fe
Dudo de la providencia porque no confío en el porvenir. Malogro así el buen cristiano que podría haber sido, declino con mi escepticismo la posibilidad de merecer el paraíso, pero me quedo con algo que escuché una vez y que de vez en cuando, en charlas de taberna, refiero con absoluto placer: la pregunta no es si hay vida después de ésta sino si la hay antes. Declaro mi interés en que la haya a diario, el esfuerzo para que ningún día sea nefasto del todo y que todos contenga algún brillo, cierta consistencia perdurable, ese placer pequeño que consiste en sentirse dichoso de estar vivo y celebrarlo a conciencia. Qué pocas cosas celebramos ya a conciencia. Está mal eso de dejarnos llevar como en ocasiones solemos, un poco empujados por el vértigo y por las prisas y otro poco, más doloroso, impelidos por la apatía que nos afecta, queramos o no. Y es que cuestan a veces las cosas más de lo que estamos dispuestos a aceptar. Cuestan sin que podamos argumentar el motivo que las hacen pesadas o inabordables. No sé si creer en otra vida hará que ésta se disfrute con más intensidad. No se pueden saber esas cosas. Ni los que viven en esa creencia saben de verdad nada al respecto. Se manejan a golpe de fe, que es una forma más elevada y sofisticada de la esperanza. Hace tiempo que no entro en conflicto por intereses espirituales. Hubo un tiempo en que disfrutaba en la discusión metafísica, en la áspera exposición de puntos de vista irreconciliables. Todavía pienso que disfrutaría, pero no me siento como antaño y no alcanzo, cuando acaban, ningún estado de bienestar por el que merecería la pena el desempeño. Así que el buen cristiano que podría haber sido seguirá siendo un mediocre descreído. Que no entre al trapo en cuestiones teológicas no impide que me encienda cuando las autoridades de la cosa del espíritu, los que mandan al menos, dicen las cosas que dicen, tan opuestas a las mías. Ellos, puestos a escuchar mis cuitas, las reprobarán igualmente. Así funciona el mundo. Me fascina que la autoridad mayor, la que se sienta en la silla más noble de su gremio, no se parezca a sus subordinados. Que hable y no sienta un rechazo a lo que dice. Será un signo de estos tiempos de zozobra. No me declaro poseedor de verdad alguna que me justifique. Ellos tampoco la poseen. Tengo esperanza, muy menudita y modesta. La fe, quizá a pesar mío, se me antoja un objeto inasumible.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Expones dos asuntos capitales en este mundo, en mi opinión: la lucha contra la pobreza y el asentamiento de unos valores que la religión atesora y a veces no se contemplan con la debida atención. La religión está malinterpretada y hay gerifaltes de la Iglesia, que yo respeto y aprecio, que la estropean, convenciendo más a los que no la siguen y haciendo que los "buenos cristianos", yo quiero ser uno, la miren con asombro, con perplejidad también. Es muy difícil condensar en este espacio lo que siento. Tú explicas las cosas con más detalle, pero quizá esté perdiéndose un buen cristiano, pensando como piensas. Y te aseguro que hacen falta. Y hacen falta ya. Un saludo muy afectuoso.


Santiago Roldán Hidalgo

Ramón Besonías Román dijo...

La prosa triste del mundo... y su más acá.

Todo paraíso habita un reino que no es de este mundo. Escribir sobre lo real viene a ser pisar sobre huellas trazadas. El poeta rehuye atajos, transita una tierra virgen. No hace física, su letanía es escatológica.

Ramón Besonías Román dijo...

La prosa triste del mundo... y su más acá.

Todo paraíso habita un reino que no es de este mundo. Escribir sobre lo real viene a ser pisar sobre huellas trazadas. El poeta rehuye atajos, transita una tierra virgen. No hace física, su letanía es escatológica.

Pedrodel dijo...

No será, en absoluto, inofensivo tu llanto si logra incomodarnos el alma. Mejor es que lo hayas contado.
Desgraciadamente, los que nos gobiernan sólo piensan en seguir gobernándonos. Miran bien poco a la acera de los necesitados y caminan sin ver más allá de sus capitalistas narices.

Me gusta el comentario de Santiago.

Bienvenida sea la nueva cúpula de la fe que intento profesar a diario. Me entusiasma como nos sorprende a menudo con gestos y palabras inimaginables. Lo noto más cercano a los desheredados.

Ah! Y te leo más cómodo ahora que briegas menos en asuntos de fe cristiana.

Miguel Cobo dijo...

Estás hablando de Dios y de su obra, por acción y por omisión, sin nombrarlo, no sé si premeditamente o por algún tipo de tabú freudiano.

¿Dios piensa? Si es así, daría cualquier cosa por saber qué piensa de todo esto que dices. Y de lo que los demás comentamos.

Yo le preguntaría (si permite la soberbia de esta bacteria evolucionada) si es cierto que todo lo que ocurre en este mundo, lo es por su voluntad (como dicen sus exegetas). Porque entonces...

Un abrazo, mon ami.
Un abrazo, mon ami

Isabel Huete dijo...

Ver como un pobre muere, o cualquiera que lo haga como causa de la injusticia practicada por impúdicos y perversos intereses que manejan otros, es también una forma de morir lentamente aunque no sea de pobreza. El desánimo también puede ser, es, letal para los vivos.

Anónimo dijo...

Es por Lampedusa y por todas las lampedusas, imagino. Y siguen saliendo muertos. Haces bien en no creer. Esto no lo diseña ningún dios.
A. M. C.