17.4.13

caballos arrojados a la niebla

ah el presente, los que vigilan el tiempo lo ignoran, le confieren la vigencia de lo inasible
es la niebla la que avanza
se apropia de los libros y adormece las palabras en el aire
de aquello que aprendiste solo queda un rumor
en ocasiones el rumor escala el aire mismo y hace residencia en la luz
de arriba te observas y traduces a lo que entiendes lo ofrecido
está la sangre y están los verbos
furiosamente la sangre y furiosamente los verbos
la niebla arrojada como un dios de los bárbaros
la fiebre rivalizando con el vértigo por la posesión de tu sombra
de adentro escuchas la niebla incontenible
la luz gangrenada
la pobre evidencia de los años ganados al olvido y sacrificados ahora
algo no obstante subsiste
el mapa por donde discurren los milagros
el futuro con su savia
la memoria con su orquesta
la niebla prescrita como un cáncer
cuesta respirar y los libros siguen cerrados
la luz limpia también cerrada
las palabras en el aire buscan quien las tutele y adiestre
así fui conociendo el corazón que me cuenta a los demás
y dice que soy la extremidad extirpada de un cuerpo ya en fuga
al que no es posible invitar al festín de los sentidos
oigo el corazón en la tiniebla
atiendo al corazón entre las luces
me esmero en complacerle en lo que puedo
procura que no me pierda ni lo extrañe
así los dos como una exquisita pareja de baile
así la música hechizando el verbo
los años herrumbrando las cosas
los días persiguiéndose
la palabra empeñada en explicarme
caballos de espuma en un cielo que finge

3 comentarios:

Miguel Cobo dijo...

Navego, a lomos de tus palabras, Mekong arriba, en busca del coronel Kurtz.

Carmen García dijo...

Poesía arrojada como un espacio de luz

Ana dijo...

A cabalgar. La poesía, esta noche, cabalga. Salud, poeta.