2.2.12

Borgianas




1 TEOLOGÍA
Todo hombre culto es un teólogo, y para serlo no es indispensable la fe.

2 EL UNIVERSO
El mundo es tal vez el bosquejo rudimentario de algún dios infantil, que lo abandonó a medio hacer, avergonzado de su ejecución deficiente. El mundo es obra de un dios subalterno de quien los dioses superiores se burlan; es la confusa producción de una divinidad decrépita y jubilada, que ya se ha muerto.

3 RELIGIONES
La metafísica es una rama de la literatura fantástica.

4 LA REALIDAD
Tan compleja es la realidad que un observador omnisciente podría redactar un número indefinido y casi infinito de biografías de un hombre, que destacaran hechos independientes y de las que tendríamos que leer muchas antes de comprender que el protagonista es él 
mismo.

5 EL UNIVERSO ES UN LIBRO
Somos versículos o palabras o letras de un libro mágico, y ese libro incesante es la única cosa que hay en el mundo: es, mejor dicho, el mundo.

6 EL HOMBRE
No hay en la tierra un ser humano capaz de declarar quién es. Nadie sabe qué ha venido a hacer a este mundo, a qué corresponden sus actos, sus sentimientos, sus ideas, ni cuál es su nombre verdadero.

7 DIOS
-Yo, que tantos hombres he sido en vano, quiero ser uno y yo.
La voz de Dios le contestó desde un torbellino:
- Yo tampoco soy; yo soñé el mundo como tú soñaste tu obra, mi Shakespeare, y entre las formas de mi sueño estás tú, que como yo eres muchos y nadie.

8 DIOS 2
Nadie es alguien, un solo inmortal es todos los hombres. Como Cornelio Agrippa, soy dios, soy héroe, soy filósofo, soy demonio, lo cual es una fatigosa manera de decir que no soy.

9 EL LABERINTO
Un hombre se propone la tarea de dibujar el mundo. Poco antes de morir, descubre que ese paciente laberinto de líneas traza la imagen de su cara.

10 PANTEISMO
No hay hecho, por humilde que sea, que no implique la Historia Universal y su infinita concatenación de efectos y causas, y que el mundo visible se da entero en cada representación.

11 EL TIEMPO, EL IMPOSIBLE
William James niega que puedan transcurrir catorce minutos, porque antes es obligatorio que hayan pasado siete, y antes, tres minutos y medio, y un minutos y tres cuartos, y así hasta el fin, hasta el infinito, por tenues laberintos de tiempo.

12 LITERATURA
La literatura no es otra cosa que un sueño dirigido.


13 CIELO, INFIERNO
Que el cielo exista, aunque nuestro lugar sea el infierno.


14 INMORTAL
Ser inmortal es baladí; menos el hombre, todas las criaturas lo son, pues ignoran la muerte; lo divino, lo terrible, lo incomprensible, es saberse inmortal.


15 LA MEMORIA
Somos nuestra memoria, somos ese quimérico museo de formas inconstantes, ese montón de espejos rotos


16 ANARQUÍA
Creo que con el tiempo mereceremos no tener gobiernos.


17 LA FELICIDAD
He cometido el peor pecado que uno puede cometer. No he sido feliz.


18 EL OLVIDO
Sólo una cosa no hay. Es el olvido.


19 POSESIONES
Sólo es nuestro lo que perdimos.

20 LA FELICIDAD
He sospechado alguna vez que la única cosa sin misterio es la felicidad, porque se justifica por sí sola.


21 LA DEMOCRACIA
Democracia: es una superstición muy difundida, un abuso de la estadística.


22 LOS LIBROS
Es supersticiosa y vana la costumbre de buscar sentido en los libros, equiparable a buscarlo en los sueños o en las líneas caóticas de las manos.


23 ESPAÑA
España es una tierra donde hay pocas cosas, pero donde cada una parece estar de un modo sustantivo y eterno.


24 LA DESVENTURA
La felicidad no necesita ser transmutada en belleza, pero la desventura sí.


25 LA POESÍA
La poesía nace del dolor. La alegría es un fin en sí misma.


26 BIBLIOTECAS
Ordenar bibliotecas es ejercer de un modo silencioso el arte de la crítica.


27 LOS LIBROS 2
Un libro es una cosa entre las cosas, un volumen perdido entre los volúmenes que pueblan el indiferente universo; hasta que da con su lector, con el hombre destinado a sus símbolos.


28 BIBLIOTECAS 2
Siempre imaginé que el Paraíso sería algún tipo de biblioteca.


29 DOCTRINAS
Quienes dicen que el arte no debe propagar doctrinas suelen referirse a doctrinas contrarias a las suyas.


30 CIELO, INFIERNO 2
El infierno y el paraíso me parecen desproporcionados. Los actos de los hombres no merecen tanto.

31 PERPLEJO
Si de algo soy rico es de perplejidades y no de certezas.


32 MULTIPLICACIONES
La paternidad y los espejos son abominables porque multiplican el número de los hombres.

4 comentarios:

Miguel Cobo dijo...

Como buen borgiano, te adentras en sus laberintos buscando salidas imposibles. Cuando vislumbras la luz, se abren nuevos túneles, se bifurcan, se ramifican...Nos hacen volver sobre nuestros pasos, pero ya es otra galería, un pasadizo sinuoso, un agujero negro, un aleph o un zahir...(por cierto, un día buscaremos los dos ese zahir único que se encuentra en una veta de mármol de la aljama de Córdoba).
Pues bien, mon ami, uno, anclado en su insignificancia, se planta en la 31.

Miguel Cobo dijo...

Para ser más exactos, de los tres o cuatro zahíres que existen en el Universo conocido(borgianamente hablando, claro), uno se encuentra en una veta de mármol de un pilar de la Mezquita aljama de Córdoba.

Manolo Delgado dijo...

Increíble, Emilio.

La verdad es que este hombre tiene la virtud (o el defecto), la capacidad, de dejarnos cada vez que quiere boquiabiertos, de secar nuestra mente y dejarla, de repente, como parada. De tal forma que hay que agarrarla fuerte para que no huya en busca de pensamientos más mundanos, y exigirle el esfuerzo de intentar comprender lo que está leyendo. Dicen que Azaña, cuando le planteaban algo realmente complicado, exclamaba: "Esto me lo tengo que pensar". Con Borges pasa eso, hay que borrar, resetear los sentidos, fregarse las neuronas, y después de sentarse un rato, empezar a digerir esas frases de las que con total acierto has hecho una selección.

Permíteme otra reseña:

"...haber sabido y haber olvidado el latín
es una posesión, porque el olvido
es una de las formas de la memoria, su vago sótano,
la otra cara secreta de la moneda.

...la tarea que emprendo es ilimitada
y ha de acompañarme hasta el fin,
no menos misteriosa que el universo
y que yo, el aprendiz".

Emilio Calvo de Mora Villar dijo...

Los borgianos, si lo soy al final, tenemos siempre un pudor enorme al citar al maestro. No sabemos a qué acudir. Tendremos un zahir escondido del que no es posible que nos zafemos ni del que podemos, ay, dar cuenta porque quizá no conocemos.

Es virtud, Manolo. La gran virtud de rasgar lo sensible que llevamos adentro. Con Borges pasa justamente eso, claro. Resetear. Abrir de nuevo. Recomenzar. Un mundo cada vez que abrimos un libro. Senderos que se bifurcan. En otros. En otros. Lo has explicado muy bien. Permitida la reseña,, cómo no.