2.8.11

La punzada


Hace tiempo sostuve en un ardorosa conversación de barra de bar, no sé si antes o después de mezclar en demasía el ardor semántico y la inestabilidad motora, que la inteligencia rinde vasallaje a la belleza, que las palabras se tuercen, se ensanchan, se estiran o se engordan para acercarse a ese ideal de belleza. Sigo pensando en que la belleza es el absoluto sobre el que gira el mundo. He visto gente en apariencia absolutamente incapacitada para la belleza que se ha puesto a llorar al oír un solo de piano o al ver una escena de amor en una películas de Douglas Sirk. Gente sensible hasta el desmayo que decide un buen día que su vida va a buscar la belleza por encima de todas las cosas. Incluso por encima del amor. Tal vez la belleza sea un estadio superior al amor. Quizá el amor sea una de las extremidades de esa belleza inasible, perfecta, limpia, pura, por encima del tiempo y de las modas, ajena al declinar de las costumbres o a la invención de costumbres nuevas. Lo decía Alison Moyet en una estupenda canción de los ochenta: Weak in the presence of beauty. Peter Lorre lo sabía. Ava Gardner es la belleza en esta tarde de junio en la que de pronto las horas se han detenido y hay un extraño remanso de paz en mi espíritu (ultimamente muy baqueteado, muy atropellado, muy dolido por muchas cosas que no tienen nada que ver con la belleza ni con el amor ni con el punk inglés de cepa) mientras afuera ningún señal relevante informa de ninguna belleza escondida, pero basta asomarse al balcón (ahora pasa la furgoneta del pan, una vecina pregunta a otra sobre la salud, el sol barre una puerta de cochera ocre, una niña con coleta pasea un carrito de bebé con una muñeca gorda dentro) y armarse de ojos hasta que de pronto lo esconcido se revela, la luz se abre paso entre la sombra, la sinfónica de Berlín ofrece una obertura natural de asombro sin administrar para que el oyente desatento, el ajeno al runrún de estos asuntos, sienta la punzada, advierta el dulce dolor en el corazón y presienta que en adelante, por más que desee, por mucho empeño que use en no dejarse llevar, caerá una y otra vez en la trampa. 

Y entiende uno que haya quien nunca haya sentido la punzada. Quien se haya manejado en el extrarradio de la belleza, rehusándola, malogrando su influencia benéfica, sorteando el riesgo de afrontarla. Confortablemente insensible, como cantaba Roger Waters. En un búnker de ideas, en un zulo sensorial, en la reserva perfecta de lo que no asombra ni aturde ni hiere. El Arte es herida, es sangre de pronto brotada, manchando. Por eso el gris Peter Lorre ni mira siquiera a la sublime Ava Gardner. Se concentra en el beso en la mano, cerrando los ojos, obligando a que la sangre rotunda circule alegremente por sus adentros, alertando todos los sentidos, haciendo que aspiran el aroma de esa hermosura a la que se ha rendido. El acto de no mirar expresa esa concentración en la que se tiene certeza de lo que está ocurriendo y se exprime con más empeño, más a conciencia, esa fruta carnosa, limpia, universal y perfecta. O igual es el amor, que siempre merodea a la belleza y se alía con ella a su antojo y aparenta en ocasiones que comparten la misma secreta esencia. 

Me sigo preguntando qué pasaría con este mundo si se hiciese una verdadera pedagogía de la belleza. Si se enseñaran en las escuelas los rudimentos básicos de esa disciplina fantástica. Si se vendiera como se venden distracciones que no duran en el alma más allá de lo que se tarda en consumirlas. Si se invirtiera en educar en lo artístico, en apreciar la hondura y la verdad que se esconde en lo hermoso. A lo mejor no habría tarados que enarbolan banderas perversas y se erigen sacerdotes de su verdad, aniquilando a quienes no la comparten o la frenan. Quizá no tendríamos que enredarnos en primas de riesgo y en rescates milagrosos porque el aliento que movería al mundo, su motor primordial, podría entonces no ser el dinero sino la armonía del que se basta con saberse elegido para vivir y disfrutar (viviendo) de lo que graciosamente se ofrece. No sé en realidad hasta qué punto este panorama educativo es viable: lo es tangencialmente, expresado en los márgenes, contemplado como una especie de barníz sentimental que embadurne el resto de las materias princiaples. Claro, luego está Woody Allen cuando dijo que cada vez que escuchaba a Wagner le daban ganas de invadir Polonia, pero eso es también un pellizco de genio y tarados con madera de lector ha habido los suficientes, y no representan el sentir común, la esencia misma de lo que la belleza arrastra.

.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Punzada me hallo, encantada de sentir la belleza en mi alrededor y apreciarla y buscarla cuando no la veo, porque está, sólo es cosa de mirar con atención, con mimo.
Hermoso escrito.
Bello.


Elena J.

Miguel Cobo dijo...

Imitación a la vida. Lloré.

Tomás dijo...

Yo he llorado ante la belleza muchas veces, en eso coincido con Miguel. Es que el cuerpo se derrumba, literalmente. Y ahí estás en el centro mismo del mundo. Abrazo.

Ramón Besonías dijo...

La belleza no necesita apologeta que la defienda, a no ser -como es tu caso- que en el intento uno mismo convierta sus palabras en un placer para quien las lee.

Luis María Fdez. dijo...

La belleza es un don. Hay quien se muere sin catarla. Ve cosas bonitas, cosas que le ilusionan un rato pero no ven la belleza, la que dura en la memoria y hace que nos sintamos un poco dioses.