7.4.11

Dios en Monument Valley


Dios mira su obra. Contempla el azar y las causas, los arcanos y las evidencias, el terrible solo de sangre que barre el aire como una letanía. Dios renuncia a entenderla. Sospecha que se le vendrá en su contra. Tiene las botas sucias y  la corazón henchido. Sin embargo, a pesar del vértigo y de la fiebre, la siente suya y piensa que no había otra forma de imponerla a la realidad que la suya propia. Como si le dictaran los travellings. Como si la trama ya estuviese escrita y él únicamente se hubiese dedicado a transcribirla. Dios está siempre solo y nadie puede comprenderlo nunca.

7 comentarios:

Miguel Cobo dijo...

Solo de soledad (preferiblemente de trompeta). La edad de Dios, más que la edad del Sol, La Soledad.

Buen día, mon ami

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Está solo por necesidad del guión, como quien dice.
Da igual que exista o no. El argumento es si podemos sacarle algún provecho. Existiendo. Sin existir. A Ford sí que le sacamos partido.
Egoístas que somos.
Un día bueno también para ti, mon ami.

Ramón Besonías dijo...

Dios está solo. Ni siquiera puede hablar con él mismo. Si dialogara, quizá cambiara de opinión, pero los dioses son inmutables, cabezotas, intransigentes. Su discurso se escribe en la eternidad.

Dios no es inteligente, no piensa. Si pensara, su catecismo variaría. Los dioses no someten a juicio su pensamiento ni su conducta, simplemente porque no la tienen. Dios está en todos lados y a la vez en ninguno. Yo soy el que soy, le espetó a Moisés la zarza ardiente.

Dios está solo, pero no se siente solo. Porque no siente. Los dioses no poseen ni les poseen las emociones. Si las tuvieran, flaquearían, se equivocarían, discriminarían un ser humano frente a otro, se enojarían, envidiarían. Pero Dios es insensible, infranqueable, perfecto. La perfección es enemiga de la moral. Un ser perfecto es un ser cruel, implacable, ciego.

Olga Bernad dijo...

Yo creo que Dios, si existe, es bueno. Jodidamente bueno, como Ford.
Solo si debe de estar. Creo que sí.

Alex dijo...

Dios está solo, dices bien. En un capítulo de "Futurama", Bender (el robot cabrón) se convertía en Dios por casualidad. Poco tiempo después descubría la soledad por primera vez en su robótica y teóricamente desprovista de emociones vida. A Dios se le puede sentir únicamente en lugares como Monument Valley, en los que la soledad de abruma. De algún modo nos permite compartir su soledad. Dios, en realidad, es un niño que llora en su cuna, un solitario devorado por la gran ciudad que retorna a casa, un visionario que lanza en la madrugada sus pensamientos a la nada. Seguramente me equivoco. El error es la única certeza.

Anónimo dijo...

Dios solo. Qué idea más estupenda. Muy explotable. Parece un argumento de ciencia-ficción ahora que estoy leyendo a Bradbury.
Me quedo con la imagen de John Ford mirando el Monument Valley.
Qué bonita imagen.
Qué buen post.
Un saludo (no solo)


Arturo Ramírez

Malena dijo...

Solo está Dios por la incomprensión humana.
Y para la incomprensión humana, sólo está Dios.

Vaya ironía.