29.4.11

Chess & Jazz



Ver este originalísimo tablero de ajedrez y reclutar un ejército de jazzmen. La idea (imagino) no rebosa originalidad, pero no hay quien me quité el gustazo (enorme) de fabricar esa ilusión. Tampoco soy un genio si reparto la batalla entre músicos blancos y negros. Peones, caballo, alfil, rey, reina apuntan directamente a batería, bajo, trompeta, saxo y voz. Este matrimonio entre piezas e instrumentos es hasta cierto punto aleatoria, pero contiene un cierto orden. La reina debe ser una voz, por supuesto. Ese argumento no se rebaja a ser negociado. El rey pedía un piano (mi instrumento favorito en jazz) o la belleza (contundente) del saxo. Ganó el saxo. La batería es una especie de peón organizado, que tutela el movimiento de todas las demás piezas. El piano es la torre: movimientos largos, enérgicos, que ocupan todo el espacio melódico, que es el tablero. La trompeta y el bajo se repartieron, sin excesiva discusión, el alfil y el caballo. Hasta aquí la parte justificativa. El placer viene ahora. Si todos los aficionados al fútbol llevamos un seleccionador dentro o eso, al menos, dicen, yo me pido ser una especie de demiurgo jazzístico, un creador de ilusiones, un dios caprichoso que abandona (a capricho) sus criaturas sobre la tierra. Una última observación antes de entrar en esta golosa materia: el bajo pujaba con la guitarra por aparecer en la lista de instrumentos. Si gana el bajo es porque es pilar de la construcción musical. No así, por cierto, la guitarra. De todas formas, a título meramente lúdico, me permito colocar en esa posición del tablero al guitarrista como si fuese, en el capítulo deportivo, un reserva al que acudir en caso de necesidad. En todo caso, han dolido en el alma algunos sacrificios. Al final del post me entrego, ufano, gozoso, a colocar todos los nombres que no han colado en la lista.
.
A la izquierda el lado blanco. El negro, a la diestra.
.
Buddy Rich /Batería /Art Blakey
Bill Evans /Piano/ Thelonius Monk
Jaco Pastorius /Bajo/ Charles Mingus
Chet Baker /Trompeta/ Louis Armstrong
Anita O'Day /Voz/ Billie Holiday
Stan Getz /Saxo/Charlie Parker
Joe Pass /Guitarra/ Wes Montgomery
.
Otros genios en el banquillo. Uno por pieza.
.
Peter Erskine /Batería/ Elvin Jones
Tete Montoliú /Piano/ Bud Powell
Charlie Haden /Bajo/ Scott La Faro
Maynard Ferguson /Trompeta/ Miles Davis
June Christy /Voz/ Ella Fitzgerald
Michael Brecker /Saxo/ John Coltrane
Django Reinhardt Guitarra Grant Green
.
Rebatan, aporten, opinen sobre la conveniencia de la elección, sobre los olvidos, sobre los sacrificados. Yo mismo, autor de la criba, tengo mis propios arrepentimientos, pero salvo alguna pieza concreta como el piano o la batería, de la que no albergo duda, todo es canjeable

2 comentarios:

Ramón Besonías dijo...

Nunca se me ocurrió pensar que el ajedrez y el jazz tuvieran tanto en común. Pero sí, son similares en la técnica que utilizan: cada pieza suena de manera independiente y diferenciada, pero necesitan del resto para que el juego funcione. Además, el ajedrez y el jazz requieren de una disciplina soterrada. Todo parece natural, ligero, consecuente; pero tras la paz, hay una dialéctica subterránea que hace posible su belleza. La única diferencia es que en el jazz el grupo puede sonar a la vez y el ajedrez caminan de uno en uno.

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

El ajedrez es un arte que posee, como el jazz, síncopa, control (aunque control lúdico, nada marcial ni cartesiano)
Es el vicio mayor de este servidor y amigo suyo.